[Europa Park] Review de la Gran Novedad 2017 – Voletarium

El pasado sábado estuvimos Pas Sebas 12# y el que suscribe en Europa Park, un viaje organizado a última hora para descubrir la GRAN NOVEDAD 2017 del parque, Voletarium, un Flying Theatre que se une a los ya inaugurados por Futuroscope y Ferrari Land (es el modelo de atracción de moda este año en Europa).

Reconozco que no soy el mejor guía de Europa Park para los primerizos, como Pas Sebas 12#. Descubrí por primera vez este parque en el 2006 y siempre me pareció ver en él una enorme feria de muestras en la que Mack Rides expone y vende sus productos, e incluso tiene empresas invitadas que venden su producto (Mercedes, Gazprom, Eurowings, etc.).

En este parque se vende todo (o casi), su filosofía es aprovechar todo, como en los cerdos, para obtener el máximo beneficio. Si algún parque español hiciera lo mismo le estaríamos dando de palos…

Así que, enlazando un poco con la otra gran novedad descubierta una semana antes en Efteling, empiezo mi review de la atracción con la polémica frase: Europa Park lo ha vuelto a hacer.

Sí, Europa Park lo ha vuelto a hacer, ha vuelto a vender su alma al diablo, ha vuelto a prostituir la imagen de una atracción, rompiendo su temática e historia, para encasquetarnos unas enormes “pausas publicitarias”.

Todo empezó con Silver Star, en 2002, la primera vez que Europa Park requería la colaboración de una empresa externa a Mack Rides para construir una gran atracción con una elevada inversión. Obviamente, dicha montaña rusa de B&M no estaba en su catálogo, por lo que echaron mano de un patrocinador que creo un mini Mercedes Land (mejor que el museo de Ferrari Land) en la zona de Francia, teniendo en cuenta que Mercedes es una empresa alemana…

Por si fuera poco, el nombre de la atracción “la estrella plateada”, es una clara referencia al logo del fabricante de coches.

El que Mack Rides dejara a la competencia realizar una gran instalación en su parque, bueno, en aquel momento no era competencia, tenía una doble finalidad, aumentar el atractivo del parque con una gran atracción que ellos no tenían la capacidad para construirla y estudiar a la competencia para desarrollar sus propias montañas rusas de gran tamaño…

Así es como en el 2009 se inauguró Blue Fire Megacoaster, la primera Mega Coaster de Mack Rides que usa el sistema de Lapbar a pesar de tener inversiones. Hay que decir que la máquina es extraordinaria, habiendo realizado infinitas copias y variaciones de la misma, convirtiéndose hoy en día, en mi opinión, en el rey de las montañas rusas, porque son los que más están innovando últimamente y los que más están arriesgando con grandes proyectos de pura diversión, una montaña rusa de Mack Rides es sinónimo de calidad y diversión.

Eso no quita que, al ser su primera gran montaña rusa, echaran mano otra vez de un potente patrocinador, tras el éxito de Silver Star, creando un Gazprom Land en las colas de Blue Fire, con varias salas con pantallas vendiéndote las maravillas de Gazprom, con la particularidad de que dicha empresa es Rusa y nos la han metido en el área de Islandia… Cómo no, Blue Fire (el fuego azul), hace referencia al logotipo de la empresa, un enorme fuego azul que es el que se produce al quemar el gas natural.

Wodan, a pesar de tener patrocinador, es mucho más discreto.

En el año 2017, Europa Park decide construir el mayor Flying Theatre de Europa (más bien el de mayor capacidad, al poseer 2 salas, ya que el simulador es el mismo que en Ferrari Land).

Este modelo de atracción lo inventó Disney cuando en el año 2001 abrió Soarin’ en el Disney’s California Adventure. Soarin’ era un nuevo modelo de simulador que tenía la particularidad de alojar a los visitantes en góndolas que “volaban” sobre una enorme pantalla esférica de tipo Omnimax.

Rápidamente se convirtió en un tremendo éxito, lo que hizo que fuera copiándose en otros parques Disney y que muchas empresas fabricantes de simuladores decidieran construir su propia versión.

En la actualidad, los fabricantes que más fama han alcanzado por sus Flying Theatre son:

Dynamic Attractions con su Flying Theatre

Brogent Technologies con su i-Ride

 

A pesar de que los dos Flying Theatres son vendidos con la capacidad de realizar un gran número de movimientos que permiten una mayor inmersión en la película, habiendo probado los dos, me quedo con el de Dynamic Attractions ya que los movimientos me parecieron más “fuertes” e inmersivos al poder moverse la plataforma en vertical, aunque puede que sea debido también a la película, que tenía muchísima acción. Por contra, los de Brogent me parecen más “estáticos”, un apacible vuelo a través de bonitos paisajes.

 

Tras esta “breve” introducción, toca hablar de la novedad en sí misma.

Nos organizamos la visita para llegar a primerísima hora de la mañana, ya que sólo íbamos a dedicar un día a este inmenso parque con sus más de “100” atracciones, por lo que a las 8h00 ya estábamos en la puerta del parque.

Por desgracia, aún no habían abierto la zona de las taquillas, por lo que fuimos a buscar una panadería en Rust, por suerte hay una muy cerca de Europa Park y pudimos ver cómo los empleados de Universal Rocks trabajaban en los acabados de una de las esquinas del gran edificio de Voletarium. Universal Rocks es una de las empresas de tematización más populares en Europa tras sus trabajos en Phantasialand, Europa Park y los parques Plopsa.

Antes de las 8h30 ya estábamos en las taquillas y al poco abrieron las puertas del parque. Pensando que íbamos a estar media hora paseando tranquilamente por el Main Street Alemán, nos llevamos una grata sorpresa al descubrir que Voletarium ya estaba abierta y sólo tenía 10 minutos de cola en la fila Stan-By, por lo que, cogimos un ticket Fast-Pass para volver entre las 11h05 y las 11h35.

Este sistema es una copia del sistema de Disney, incluído el nombre, y es el primer parque que veo que copia hasta el nombre. En otros parques podemos encontrar: Fast-Track, Universal Express, The Flash Pass, Correcaminos, etc., pero no, aquí la originalidad brilla por su ausencia…

El edificio es bastante bonito y grande, aunque el tema de las perspectivas no está muy conseguido y se ve “pequeño” con respecto a lo que intenta representar, un poco la misma sensación que en Ferrari Land, y al igual que allí, los edificios son en gran parte de corchopan, pero con buenos y realistas acabados que hacen que apenas se noten, una pena que las vidrieras sean de plástico y se note que lo son…

Para dar sentido y dotar de historia a Voletarium, se han inventado una ficticia asociación de exploradores europeos, Adventure Club of Europe, que está claramente inspirada en la Society of Explorers and Adventurers de los Parques Disney.

La Adventure Club of Europe fue fundada en el año 1716 por Bartholomeus van Robbemond, un explorador y pirata holandés que se hizo famoso en las Indias Orientales Neerlandesas. Cerca de la ciudad de Batavia, en lo que actualmente es Jakarta, capital de Indonesia, Bartholomeus encontró el kris “Fire Tiger”, una poderosa daga que hacía invulnerable a su poseedor, pero que también podía convertirlo en un terrible sanguinario. Tras comprobar en persona los efectos de la misma, decidió crear el Club para guardar a buen recaudo la daga y que no supusiera un peligro para la humanidad.

De esta forma, se creó el grupo para explorar lo increíble, lo misterioso y lo desconocido…

 

Eckbert y Kaspar Eulenstein, más conocidos como los hermanos Eulenstein, eran dos inventores alemanes que tenían el sueño de volar. Gracias a sus dotes como inventores se unieron al Club de Aventureros en el año 1817, dejando de formar parte del mismo en el año 1825, cuando desaparecieron misteriosamente, dejando tras de ellos varios planos e indicios que hacen pensar que realizaron el primer vuelo de la historia pilotado por una persona gracias al Volatus II.

Ciertamente se han currado todo el trasfondo y la historia de la atracción que permite dar cohesión y sentido a algunas atracciones que no lo tenían, y que sirve de punto de partida para futuros proyectos.

Ese trasfondo de misterio, aventura y descubrimiento del Club es algo realmente interesante, ya que son algunas de las motivaciones que nos hacen a los seres humanos ser lo que somos.

Realmente considero que es algo muy positivo la creación de este Club y el trasfondo que se le quiere dar al parque, apostando más por la aventura al estilo Indiana Jones. El problema es que de la teoría pasamos a la práctica, y las cosas no son siempre como nos gustaría que fueran…

Partiendo del punto de la ACE, la historia de la atracción se basa en que la asociación de aventureros ha decidido recrear el Voletarium en Europa Park, el templo en el que los hermanos Eulenstein construyeron el Volatus II, para demostrar, recreando sus técnicas, que sí fueron los responsables del primer vuelo tripulado por un ser humano. De ello se ha encargado el profesor Andrej Nikolajew, como así nos lo demostró a través de sus vídeos, la teoría del primer vuelo.

Tras una bonita entrada con los tres tipos de fila (Stand-By, Single Rider y Fast-Pass), nos encontramos con una pequeña sala de bienvenida con la estatua de los hermanos Eulenstein, pero nuestra mirada se va rápidamente al enorme cartel que hay detrás y la no menos grande maqueta del avión patrocinador de la atracción…

Detalles como este rompen cualquier atisbo de inmersión y tematización…

Seguimos la cola y nos encontramos con un gran salón con chimenea, en el cuál nos recibe un Droide Volador que parece ser el elemento cómico de la historia, pero había tan poca cola que no pudimos enterarnos realmente de su papel en la misma, más allá de “ir de guays” metiendo un Droide Volador en las colas y la película…

Tras el salón encontramos el taller de los hermanos Eulenstein lleno de búhos, la mascota de la atracción, así como un enorme prototipo del Volatus II tapado por lonas.

Seguimos las colas entre librerías, búhos y referencias a Eurowings hasta llegar a un espectacular salón presidencial, en la cual encontramos ocho tapices con las aventuras de algunos de los más ilustres miembros del Club, con claras referencias a algunas atracciones ya existentes en el parque y otras que podrían existir en el futuro, como el mito de Drácula en Rumanía.

Acto seguido, pasamos por un pasillo que nos lleva de vuelta al taller en el que se encuentra el Volatus II, para seguidamente, subir unas escaleras que nos conducen a la zona de despacho de los visitantes en los diferentes teatros de la atracción.

Os dejo un vídeo de EP Maniac de las colas:

 

Como ya he dicho, sólo tuvimos que esperar unos 10 minutos, la capacidad de la atracción es de más de 1.400 visitantes por hora por lo que se nota, y más a primera hora que aún no había casi gente.

Las colas son realmente espectaculares, muy inmersivas y bonitas, una pena el feo detalle de los carteles publicitarios del patrocinador, pero a partir de aquí, las incongruencias iban a ser la nota dominante…

La primera vez nos tocó en la planta de abajo, y al llegar a la zona de preshow el profesor Andrej Nikolajew nos introduce el típico vídeo con las normas de seguridad presentado por una azafata de Eurowings… ¿En serio era necesario meter con calzador ahí la publicidad del patrocinador? ¿No hubiera sido mejor una azafata con el bonito traje de la atracción? Lo de publicidad subliminal la familia Mack lo lleva demasiado bien, aunque muchas veces de subliminal no tiene nada, es bastante obvia…

Dejando atrás los momentos publicitarios accedemos a la góndola del Voletarium, dos detalles que me gustaron mucho es que hay unos casilleros junto a cada góndola para dejar nuestras pertenencias (mucho mejor que las pequeñas redes bajo los asientos que encontramos en la mayoría de los Flying Theatre) y que hay un telón con el logo de Voletarium tapando la pantalla, las cuáles sólo se abren en el momento en el que la góndola avanza para situarse al nivel de la pantalla.

Instalados y con las ganas de descubrir un nuevo Flying Theatre, se abre el telón y vemos una imagen satélite nocturna de Europa, en la cual se ven los puntos de luz que son las ciudades. Primera incongruencia, se supone que estamos montados en el Volatus II, o era la historia que nos habían querido vender en las colas de la atracción, ¿cómo es posible que estemos en el espacio sin ningún tipo de máscara de oxígeno ni protección?

En pocos segundos llegamos a la torre Eiffel con una panorámica nocturna de la ciudad de la luz tras la cual se encadenan los diferentes paisajes o ciudades. A diferencia de a Pas Sebas 12#, a mi no me llamaron tanto de manera negativa las transiciones, pero el inicio de la película se me hizo aburrido e incluso largo (¿cómo es posible que una película de menos de 5 minutos se te haga larga?). A diferencia de Flying Dreams de Ferrari Land o Krrish: Hero’s Flight de Bollywood Parks, las secuencias de la película de MackMedia son demasiado panorámicas, con ningún primer plano o movimiento de la cámara a través de los edificios, provocando que el efecto choque o de vértigo tan interesante de este tipo de atracciones se pierda, y sea un simple paseo a través de bonitos paisajes demasiado lejanos.

Por suerte, a partir de la segunda mitad la película mejora, justo a tras la “pausa publicitaria” que es el enorme avión de Eurowings atravesando la pantalla… ¿Realmente era necesario meternoslo en medio de la película?.  En esta segunda parte tenemos un bonito momento que es el homenaje a nuestra obra más internacional, El Quijote, aunque lo de terminar con unas vistas de un golf próximo al parque y esas vistas nocturnas de Halloween del parque, con esos fuegos artificiales tan “artificiales”, nunca mejor dicho, hace que la calidad de la película baje en picado.

La música es otro punto negativo, es una música bonita, pero, a diferencia de la de Flying Dreams, que es bastante pegadiza, la música de Voletarium pasa bastante desapercibida y no llega a destacar.

En conclusión, así como las colas son increíbles por su tematización y la creación del Adventure Club of Europe es muy interesante, su relación con la atracción en sí misma es NULA, la película no tiene ningún guión, ni siquiera la aparición del Droide Volador aporta acción a la misma, es una simple sucesión de bonitas panorámicas de paisajes europeos y, a pesar de ello, la producción de MackMedia no consigue cautivarnos, debido a que las imágenes son demasiado panorámicas y se echa de menos primeros planos de los monumentos que den la sensación de poder acariciarlos con la punta de los dedos.

En definitiva, Europa Park lo ha vuelto a hacer, nos ha construido una espectacular fachada, con unas increíbles colas, que alberga en su interior una atracción sin el mínimo atisbo de historia, y otros parques han demostrado que sí se puede dar una historia y coherencia a un Flying Theatre, aunque sea siguiendo al Ferrari perfecto en la carretera perfecta por algunos de los paisajes más espectaculares del mundo.

Tras haber probado Voletarium, mi Top 3 de Flying Theatre se queda así:

Krrish: Hero’s Flight – Bollywood Parks Dubai

Bollywood Parks nos demostró cómo un Flying Theatre puede tener una historia llena de acción y superhéroes, dejando claro que son el futuro de los simuladores:

Flying Dreams – Ferrari Land

Es sin ninguna duda la atracción estrella de Ferrari Land, con esas fantásticas colas de corte moderno que terminan en un divertido preshow con las normas de seguridad. La historia de la atracción es mínima, pero posee un poco, los efectos de choque y de vértigo son muy buenos y la música realmente pegadiza:

Voletarium – Europa Park

Esperaba mucho más de la gran producción de MackMedia, al final ha resultado ser una película sin historia y que no deja huella…

https://www.youtube.com/watch?v=6MBOSZcJnqA

 

PD: Repetimos una segunda vez gracias al Ticket Fast-Pass y esta vez nos tocó la parte de arriba, por lo que la visión del techo estaba demasiado presente. Al igual que en Disney, este tipo de tickets poseen una cola especial en la que se espera de media menos de 15 minutos.

You may also like...

Leave a Reply

Your email address will not be published.