[Bobbejaanland] En busca del pase de Parques Reunidos – 16/09/16

Este año no tenía pensado visitar este parque que tanto me decepcionó hace 10 años:

Puesto 19:

BOBBEJAANLAND

[ironía ON] Ohhhh, mi amado Bobbi y su parque. [ironía OFF]

Bueno, y que decir de Bobbejaanland, el peor parque de Bélgica. Francamente, me ha decepcionado mucho, no es que esperara gran cosa, pero esperaba atracciones algo mas buenas, es que el nivel de las atracciones es muy muy muy bajo, encima el día estaba acorde con el parque, muy gris y muy frío, para que luego al llegar a Bruselas haya echo un sol… Mecachis en el tiempo, con lo mal que lo he pasado en el parque de frío.

Como ya ha dicho Milbanderas, me ha decepcionado Sledge Hammer, no sé si era por el aire o porque, pero he sentido menos que en Synkope, en Synkope noto más airtime. Después, una atracción que tenía ganas de ver, los rápidos, por su noria… vaya, desde la inauguración no funciona la noria, entonces… que tiene el recorrido? Un remolino y se acabó…

El Revolution, única en el mundo, de lo mala que es claro está XD, otra vekomada más, eso si, interior y con el tren más largo del mundo, 30 vagones…

Las coasters… bastante normalillas, la de la caida de 95 grados, decepcionante… caída y poco más…

Y no se, son taaan, taaan malas las atracciones… la única que desaca s el rio, la mejor atracción del parque, como ya he comentado antes. Pero lo demás es malísimo, bueno, Kinderland, la zona de los niños está muy muy bien, pero el resto…

El parque es horriblemente feo, las atracciones malísimas y los espectáculos son tan buenos que Julien se ha dormido viendo uno…

Así que a mi no me vuelven a ver en unos cuantos años como no mejore mucho. Eso si, la novedad está bastante bien, divertida y entretenida, pero como novedad única se queda escasa quizás.

Como apunte, la novedad de la que hablo es el cine Desperados, el primero de su tipo en abrir, que como ha pasado en el resto de parques de Parques Reunidos, acabó cerrando en el año 2013…

A pesar de las novedades de los dos últimos años (las cuales han sido recibidas con bastante tibieza por los fans), no hubiera visitado este parque si no fuera porque tiene algo muy muy bueno… ¡un pase de Parques Reunidos a sólo 59€!

En efecto, los pases de Parques Reunidos en España tienen un precio bastante elevado, sin embargo, comprándolo en cualquiera de sus parques europeos nos encontramos con precios mucho más económicos y que nos permiten acceso al resto de parques del grupo (1 vez al año).

Como tengo prevista una visita al Halloween de los parques madrileños este año y Bobbejaanland ya vende el pase de la próxima temporada (lo que quiere decir que podré usarlo el año que viene), me pareció una ganga comprar su pase, aprovechando de esta forma para volver a visitar este parque y ver si había mejorado…

Para que este viaje me saliera lo más barato posible (el motivo de su visita era ahorrarme dinero en futuras entradas, no gastármelo en esta visita), cogí un autobús de Flixbus que salía de París el jueves 15 a las 22h15 y me dejaba en Amberes a las 4h25… Una hora bastante intempestiva, pero bueno, era la solución más barata.

Tenía previsto dormir en esas poco más de 6 horas de viaje, pero me resultó bastante difícil… Para empezar, el conductor holandés se pasó varias horas hablando con un tono de voz muy fuerte con su copiloto (era un autobús de dos plantas y me había cogido una plaza en las mesas próximas al conductor, ya que es donde más espacio hay). Cuando ya había conseguido dormirme, tenía tres latinos en la mesa conmigo y justo el que estaba a mi lado se dio cuenta de madrugada de que había perdido su cartera… así que se pusieron a buscar la dichosa cartera y me despertaron… Lo más fuerte de todo es que era un “niño” mantenido de papá que le estaba pagando su año sabático en Europa y no le importó haber perdido la cartera con la tarjeta de crédito y 100€ en efectivo… Total, su padre le iba a dar más dinero… En fin…

Por fin llegué a Amberes, y el autobús nos dejó junto a la estación central de trenes, la cual, para mi sorpresa, ya estaba abierta, ¡y es que en esa estación empiezan a circular los trenes a partir de las 4 de la mañana!

Me sorprendió mucho que en una ciudad de poco más de 1 millón de visitantes empezara el servicio de trenes tan pronto (en París empiezan a las 5 los cercanías y a las 6-7 el resto).

Otra cosa que me llamó la atención es lo espectacular que es la entrada a esta estación, y cómo habían solucionado el tema de incluir 14 vías en el espacio en el que anteriormente cabían 8.

En la planta 0 se encontraban los comercios, en la planta +1 hay 6 vías, y en las plantas -1 y -2 hay 4 vías por planta, con un gran hueco en medio que permite la llegada de la luz natural a todas las plantas. Realmente espectacular esta estación, que ha sabido mantener su fachada clásica adaptando su servicio a las necesidades de hoy en día.

Tuve suerte de encontrar un enchufe, así que estuve cargando el móvil mientras esperaba que abriera alguna cafetería para desayunar. Pasadas las 6 me compré algo para desayunar y cuando me animé a salir a la calle para visitar un poco el entorno ya que empezaba a salir el sol y hacía un poco menos de frío… Me dio un apretón y me tuve que volver corriendo a la estación…

Como curiosidad, junto a la estación se encuentra el Zoo de Amberes, uno de los más antiguos del mundo ya que abrió sus puertas en 1843.

Había quedado con Milbanderas (el webmaster de ParquePlaza.net) sobre las 8h00 en Amberes-Berchem para coger juntos el tren que nos llevaría hasta Herentals, así que cogí el tren anterior, a las 7h48, para bajarme en Berchem.

Los billetes de tren los había comprado en la web de transporte de Bélgica y por 10€ tenía el viaje de ida y vuelta a Herentals a cualquier hora del día desde Amberes.

Ya en Amberes-Berchem me encontré con Milbanderas y el tren que teníamos previsto coger se retrasó… Por lo que cogimos otro que llegaba un poco más tarde a Herentals.

Al llegar a Herentals esperamos al bus de la línea 215 de las 9h26, cuyo billete cuesta 3€, que en menos de 20 minutos nos dejó en el “maravilloso” parque de Bobbejaanland, el “Dollywood” europeo, al estar basado y ser fundado por un cantante country.

INTRODUCCIÓN

Bobbejaanland fue fundado en 1961 por el cantante de origen flamenco (Bélgica) Bobbejaan Schoepen. Bobbejaan Schoepen es el nombre artístico y emprendedor de Modest Schoepen famoso en los años 50 y 60 del siglo pasado por haber introducido el country en Europa.

Bobbejaanland nace con la idea de crear una sala de conciertos en la cual poder realizar sus conciertos. De esta forma, en 1959 se iniciaron los trabajos de la sala de 1.000 plazas, pero ya desde el principio, el manager de Bobbejaan, Jacques Kluger, consideró que debían realizar un parque que combinara espectáculos y atracciones, que se llamaría Bobbejaanland, abriendo sus puertas en diciembre de 1961.

Casualidades de la vida, o no, ese mismo año se inauguraba Dollywood, en aquel momento llamado “Rebel Railroad”, aunque no fue hasta 1986 cuando Dolly Parton compró el parque renombrándolo Dollywood. Por lo que nuestro “Dollywood” europeo es anterior al americano.

En los primeros años, varios artistas belgas, alemanes y holandeses realizaron conciertos en Bobbejaanland y ya en el año 1975, siguiendo los consejos del propietario de Phantasialand, Gottlieb Löffelhard, el parque evoluciona bajo la óptica de un parque temático, desarrollándose rápidamente y alcanzando en pocos años la cincuentena de atracciones.

A finales de la década de los 70, también se inauguró un museo con piezas auténticas de las civilizaciones Hopi y Navajos de Phoenix, en Arizona, convirtiéndose en la colección privada de arte indio americano más completa de Europa.

En los 90, tres de los cinco hijos de Bobbejaan participaban activamente en la vida del parque. Bobbejaan, preocupado por la ecología, decidió incluir en su parque nociones de ecología y construyó a principios de esa década un aerogenerador de 70 metros de alto, así como un museo de energías alternativas.

En el año 2003 el parque realizó la inversión más grande de su historia, 12 millones de euros en tres atracciones que abrieron en 2004: Oki Doki (3 de abril del 2004); Typhoon (10 de abril del 2004) y Sledge Hammer (2004).

Por desgracia, a principios de la década de los 2000 le diagnosticaron un cáncer a Bobbejaan (muriendo en Mayo del 2010 con 85 años), por lo que decidió vender el parque al grupo español Parques Reunidos en Abril del 2004.

Bobbejaanland fue el primer parque europeo comprado por Parques Reunidos, cuando este grupo empezó su expansión internacional, sin embargo, es uno de los parques que más ha sufrido la falta de inversiones por parte del grupo, percibiéndose un notable abandono y muy pocas novedades en estos últimos 12 años, perdiendo por el camino varias atracciones que han ido sido vendidas a otros parques o han acabado en parques del grupo.

Mapa Bobbejaanland 2016 - Fuente: Bobbejaanland.be

Mapa Bobbejaanland 2016 – Fuente: Bobbejaanland.be

Lo primero que hicimos al llegar al parque fue comprarnos el pase. Bobbjeaanland posee tres pases: Fun (acceso al parque); Pro (acceso al parque + acceso a parques de Parques Reunidos); Addict (acceso al parque + acceso a parques + parking + descuentos). Obviamente, como no me interesa tener más ventajas en Bobbejaanland, me compré el pase Pro a 59€.

Tras rellenar una hoja (la cual sólo estaba disponible en alemán), pagamos el precio del pase en las taquillas y nos dieron una entrada para acceder al parque, donde ya nos hicieron la típica foto y nos dieron el pase físico de la temporada 2017.

En la entrada nos recibía la que parece que es la mascota del parque, un enorme corazón… Bueno, prefiero no hacer comentarios al respecto…

El tema de los pases fue bastante rápido, por lo que antes de las 10h00 ya estábamos esperando en el Main Street del parque a que abrieran las puertas del mismo.

Ya en la entrada me fijé que las atracciones tenían horarios, gracias a las pantallas que están distribuidas por todo el parque, pero no les prestamos mucha atención y nos dirigimos directamente a la novedad 2016, Revolution – Mont Mara. Al llegar descubrimos que abría a las 10h30, así que echamos un vistazo a las atracciones ya abiertas y vimos que Dizz abría a las 10h00, así que dimos media vuelta y nos dirigimos hacia esta Spinning de Maurer abierta en el año 2011.

Las Spinning de Maurer son una de las atracciones que más me gustan, por lo divertidas y cómodas que son, sin embargo, este Dizz es la Spinning más decepcionante y corta rollos que he probado en mi vida…

Es cierto que es pequeñita, pero eso no es ningún problema, incluso los modelos estándar como Crush’s Coaster del Walt Disney Studios ofrece buenas sensaciones, pero es que Dizz está plagado de secciones de frenado, hasta 4 en un recorrido de 430 metros, por lo que en ningún momento llega a desarrollar todo su potencial y te pasas casi la mitad del recorrido en zona de frenos…

Con el regusto amargo dejado por esta Spinning volvimos al área de Adventure Valley a montarnos en King Kong, otra de las novedades de la era Parques Reunidos, abierta en el año 2009, que visualmente es curiosa, pero cuyas sensaciones son cero… al menos tiene música embarcada. Esta atracción fue la primera de este nuevo modelo creado por Huss Rides, aunque no ha gozado de mucho éxito ¡y no me extraña!

Como ya eran cerca de las 10h30 nos dirigimos ya por fin a probar la novedad 2016. En este sentido hay que reconocer las cosas bien hechas, y es que han optado por dividir la cola en dos, medio tren para Mount Mara con las gafas VR y la otra mitad para Revolution en su versión clásica sin gafas, para los que no sean muy amantes de esta tecnología.

Debido a que la cola de Revolution está más escondida que la de Mount Mara, se dio la paradoja de que, una vez abierta la atracción, había más cola para Revolution que para Mount Mara, algo que no se volvió a repetir en todo el día ya que la gente prefería la novedad.

Tras esperar unos 15 minutos por fin nos pudimos montar en el tren más largo del mundo, construido por Vekoma en 1989, con 30 vagones tipo Bobsleigh con capacidad de hasta dos personas, aunque en el caso de Mount Mara sólo permiten una persona por vagón.

Esta es la segunda montaña rusa con gafas de Realidad Virtual que pruebo tras Galactica de Alton Towers y la verdad es que es una experiencia que aprecio mucho, es muy inmersiva y ofrece muchas posibilidades para montañas rusas sin interés, como Revolution. En lo que se refiere al vídeo en sí mismo, la tecnología está dando sus primeros pasos, por lo que en las imágenes se ven los puntitos pixelados del teléfono, al no ser 4K, y los gráficos son bastante básicos, especialmente el diseño de los monos, pero es un interesante añadido que pone en valor esta insulsa montaña rusa de Vekoma.

A diferencia de Galactica, las gafas de Mount Mara no son limpiadas en cada uso, por lo que puedes encontrarte con gafas bastante sucias…

Probada la novedad 2016 tocaba ir a por la novedad 2015, Forbidden Caves, un Immersive Tunnel de Holovis, un tipo de atracción que me quedé con las ganas de probarla en mi visita el año 2014 a Movie Park, pero que por desgracia abrió unas semanas después…

Las colas de esta atracción me sorprendieron por lo tematizadas que están, realizadas por la empresa española Rocas & Design, aunque es una pena que ya no se realice el preshow, como me explicó Milbanderas. Tras acceder al “ascensor” “descendimos” a las profundidades de la cueva maldita para iniciar nuestro viaje. Antes de embarcar, unas divertidas consignas de seguridad nos introducen al camión que nos servirá de vehículo.

Al abrirse las puertas y ver el camión desde el cual se veía toda la sala de proyección del Immersive Tunnel me llevé la primera decepción… Pensaba que habría una puerta o algo, no esperaba ver desde el primer momento las pantallas, las cuales resultaron ser muy pequeñas, así como el techo y los sistemas hidráulicos de la atracción…

Embarcados en el camión se inicia la expedición y la proyección nos muestra un video de buena calidad de gráficos pero con una historia bastante básica, que en ningún momento llegó a producirme esa sensación de inmersión que debería, ya que las pantallas son muy pequeñas, están muy alejadas y en todo momento ves el techo y suelo negros… Además de que los movimientos del camión son mínimos…

En definitiva, una atracción de la que tenía muchas esperanzas y resultó ser una completa decepción ya que en ningún momento tuve el sentimiento de inmersión, con unas pantallas el triple de grandes y más próximas al camión estoy seguro de que cambiaría mucho la experiencia.

Probadas las novedades, continuamos la visita con los rápidos del parque, El Río, unos rápidos de Hafema  abiertos en el año 2001 cuya novedad era la incorporación de una noria, la cual sólo funcionó los primeros años… Con respecto al recorrido, estaba bastante curioso con el típico torbellino, en el que la barca da bastantes vueltas, aunque el agua estaba completamente verde, como en la mayoría de parques belgas…

Siguiendo la visita llegamos a Speedy Bob, una Wild Mouse de Mack abierta en 1998 que tenía la particularidad de tener dos recorridos en efecto espejo. Sin embargo, Parques Reunidos desmanteló en el año 2008 uno de los circuitos para convertirlo en la novedad 2009 del Parque de Atracciones de Madrid, Vertigo, dejando una enorme explanada sin nada en su lugar…

La verdad es que dos Wild Mouse iguales (en efecto espejo) no tenían mucho sentido, tampoco es un parque que tenga unos niveles de visitantes muy altos, por lo que no me parece mal que se la llevaran al PAM, aunque podían haber decorado el espacio libre dejado.

Esta Wild Mouse, a diferencia de la del PAM, tiene una carga continua, con tres trenes siempre en el circuito, obteniendo una mayor capacidad que su hermana madrileña donde todos los trenes tienen que estar en la estación antes de empezar el ciclo, una operativa incomprensible… Para ser una Wild Mouse con casi 20 años no está mal y no es demasiado brusca, se nota que es de Mack Rides.

Speedy Bob se encuentra en la zona más tematizada del parque, Desperado City, y aquí encontramos varias casas en las que se recrea la vida del antiguo oeste, con unos muñecos un tanto horribles… Esta es la versión de Bobbejaanland del bosque de los cuentos de Efteling…

En esta zona también se encuentran el típico circuito de caballos y una curiosa atracción, Horse Pedalo, en la que vas montado en un caballo y tienes que pedalear para hacerlo avanzar, pero ambas estaban cerradas…

Este día no había mucha gente en el parque, pero había una gymkhana de alguna empresa porque encontramos paneles y “pistas” distribuidas por todo el parque, así como grupos de gente con planes e instrucciones.

Siguiendo el recorrido llegamos hasta Dreamcatcher, la Suspended de Vekoma, aunque antes decidimos montarnos en Aztek Express, un Music Express de Mack Rides abierto en 1996, ya que el parque no posee una enorme oferta y en poco tiempo íbamos a terminar la vuelta completa…

Dreamcatcher es una Suspended de Vekoma que abrió en el año 1987 como “Air Race”, hasta que en el año 2006 le incorporaron los nuevos trenes floorless y pasó a llamarse Dreamcatcher. Esta montaña rusa está bastante curiosa, con la guía que permite mantener fijos los trenes en la estación, pero se nota que es Vekoma y pega algunos cabezazos.

Eso sí, lo que más me llamó fue el pésimo estado de la tematización en general, a pesar de sólo tener 10 años está toda descolorida y destrozada, como el parque en general…

Con más de la mitad del parque visto nos adentramos en Kinderland, el área infantil cubierta, que está bastante bien, sobre todo por el hecho de ser cubierta y poseer algunas atracciones de estilo clásico, aunque los payasos dan un poco de miedo…

A la salida nos encontramos con un camión de Food Truck, Señor Snacks, ¡se ve que este es el año de los Food Trucks en los parques!

No muy lejos se encuentra Oki Doki, una de las tres novedades del año 2004, que es una Junior Coaster de Vekoma bastante buena.

Siguiendo el recorrido llegamos a Indiana River, uno de los dos Flumes que tiene el parque, aunque éste, construido por Intamin en 1992, tiene la particularidad de ser completamente indoor, convertido de esa forma en una Dark Ride.

Como Flume es bastante flojo, sus caídas son pequeñas y moja poco (menos mal porque el agua estaba un poco verde también), pero la parte Dark Ride es bastante curiosa para ser del año 1992, aunque está a mucha distancia de Valhalla de Blackpool Pleasure Beach.

Junto a Indiana River se encuentra la otra Dark Ride del parque, El Paso, una Dark Ride Interactiva construída por Mack Rides en 1988 que, a pesar de lo feos que son los animatronics, está en bastante buen estado, con los efectos y animatronics funcionando bastante bien y con buena interactividad. Me recuerda bastante a la extinta atracción mexicana de Phantasialand.

Llegando al final del recorrido circular se encuentra Bob Express, una E-Powered de Mack Rides abierta en el año 2000 que es bastante normalita, pero como atracción familiar está bien y realiza dos vueltas al circuito.

Como ya era cerca de las 13h00 y tenía hambre (es lo que tiene desayunar a las 6 de la mañana), nos acercamos al mejor restaurante del parque, Bobbies Kitchen. La comida resultó estar bastante buena y con un precio bastante bueno (a lo cual se añadió el descuento del 10% del pase PRO).

En este restaurante me llamó la atención que los cubiertos y platos eran de plástico de un único uso, una paradoja en uno de los primeros parques en preocuparse por la ecología…

Para reposar la comida, decidimos montarnos en el Monorail del parque, el cual inicia su recorrido con unas “maravillosas” vistas al parking… El resto del recorrido no es que sea mucho mejor, el parque no es que sea muy bonito, pero al menos pasa por el centro del mismo. Como punto positivo es que posee mucho bosque y tiene un entorno natural, pero el mantenimiento del parque y sus decorados deja mucho que desear… Me sorprendió que en la estación no había ningún operador ni barrera de seguridad que impidiera “lanzarse” a las vías a los visitantes.

Ya sólo los faltaban las dos atracciones más “extremas” del parque, así que decidimos empezar por Typhoon, una de las novedades del 2004 y la segunda montaña rusa de tipo Eurofighter de Gerstlauer en abrir sus puertas.

Esta montaña rusa es muy compacta, con su mítica caída de 97º, interesante para parques de tamaño medio y pequeño, aunque es un poco ortopédica y brusca, eso sí, el último elemento del recorrido es el sello de la casa, el elemento que nunca puede faltar en una montaña rusa de Gerstlauer con inversiones, un Heartline Roll.

Me llamó la atención en todo el parque que los operadores de atracciones llevaban zapatillas normales, no botas de seguridad, algo peligroso cuando trabajas con atracciones mecánicas…

No muy lejos se encuentra Sledge Hammer, un Frisbee de Huss Rides abierto en el año 2004, que es un modelo de atracción similar a Synkope, aunque en este caso se trata de un Giant Frisbee de Mondial.

En la entrada ponía que los ciclos eran cada 15 minutos, aunque por suerte, en cuanto se llenó la góndola la lanzaron, demostrando que era una de las atracciones más demandadas ese día del parque.

El ciclo resultó ser extremadamente corto, sólo alcanza una vez la máxima altura, y me gustó menos que Synkope en sus buenos momentos (hace tiempo que no voy a Terra Mítica así que no sé cómo estará ahora).

Con todas las atracciones importantes probadas nos dirigimos a Revolution para probarla sin gafas. ¡Menos mal que ha llegado Mont Mara! Revolution es una montaña rusa insulsa con leds y proyecciones de los años 80 que gracias a las gafas VR se ha convertido en una curiosa experiencia.

En Revolution también me fijé en los tres tipos de vestuario que posee el parque: camiseta, camisa o polo, la verdad es que no entiendo el motivo de la existencia de los tres, pero se veían de buena calidad.

Probada sin gafas, decidimos montarnos otra vez en Mount Mara y cuando me dieron las gafas descubrí que estaban muy sucias, así que me puse a limpiarlas rápidamente y justo cuando me estoy poniendo las gafas lanzan el tren, con la mala pata de que se me sale el velcro… así que la gafa se sincronizó lateralmente con la imagen, por lo que me tocó pasarme todo el recorrido con la cabeza completamente girada hacia la izquierda, para poder seguir el hilo conductor del vídeo, provocándome dolor de cuello.

A la salida decidimos montarnos una segunda vez en Forbidden Caves, Sledge Hammer y Dizz para darles una segunda oportunidad y, aunque Sledge Hammer es buena, no llega al nivel de la versión de Mondial, por su parte, Dizz y Forbidden Caves son una decepción absoluta.

Las colas de Dizz demuestran el completo abandono del mantenimiento de este parque, la peor versión de Parques Reunidos, sin lugar a dudas…

Como este parque no posee ninguna atracción realmente buena, con la excepción quizás de Sledge Hammer, lo único en lo que realmente nos apetecía volver a montar era en sus dos Dark Rides, ya que dentro de lo que cabe son curiosas, pero tras montar en Indiana River, cuando llegamos a El Paso nos encontramos con la puerta abierta pero sin operador… así que decidimos irnos sin montarnos.

En la entrada la típica visita a la tienda de recuerdos en la que pude comprobar que aquello más que una tienda de un parque temático parecía un bazar chino por la cantidad de productos absurdos que se vendían, la mayoría de ellos sin relación con el parque.

Como el parque cerraba a las 17h00 y la salida de mi autobús era a las 19h10, nos dirigimos hacia la salida para coger el autobús de las 16h56, pero éste no pasó… Total, que se fue acumulando mucha gente para el siguiente, el de las 17h20, creándome una enorme tensión y nervios porque si no entraba en ese autobús, si me tocaba coger el siguiente, el de las 17h56, corría el peligro de perder mi autobús de vuelta a Paris…

Finalmente llegó el autobús de las 17h20 y una enorme masa de gente se abalanzó hacia el mismo, por suerte estaba cerca de la puerta y conseguí entrar ¡menos mal, ya podía respirar tranquilo!

Al llegar a Herentals tuvimos que esperar unos pocos minutos antes de que llegara un tren bastante antiguo que nos llevaría hasta Amberes y allí finalmente llegué a tiempo de coger mi autobús a las 19h10, aunque se pasó 40 minutos parado en Amberes provocando que llegara pasada la medianoche a París… ¡y al día siguiente tenía que coger un vuelo a las 7h00 dirección Milán!

En conclusión, un parque temático con unos inicios curiosos, el impulso de un hombre emprendedor que quería crear empleo y oferta de ocio en su región, pero que en el año 2004, con el cambio de propietario, Parques Reunidos, se ha sumido en un largo letargo de abandono y pocas inversiones, con la pérdida de muchas de sus atracciones por el camino…

En definitiva, uno de los peores parques a nivel europeo que, a pesar de tener un gran grupo detrás, ha invertido muy poco en el mismo, dejándolo en el más absoluto abandono y con una colección de atracciones bastante mediocres. Una pena porque este parque podría tener mucho potencial, visto el panorama de los parques belgas, que, a pesar de que en los últimos años Parques Reunidos ha invertido en algunas novedades (la mayoría decepcionantes), este parque necesita un completo rediseño de su imagen, al estilo de los parques Walibi.

You may also like...

Leave a Reply

Your email address will not be published.