[Puy du Fou] Viaje a través de la historia – 27 y 28 de Agosto del 2016

En este año en que he decidido visitar el Top 20 Europeo en un mismo año, no podía faltar este parque, Le Puy du Fou, parque francés dedicado a la historia reconocido con el Thea Classic Award en 2012 y con el Applause Award en 2014.

El Thea Classic Award tiene por objeto reconocer las realizaciones que, por su calidad y longevidad, han ayudado a establecer altos estándares de excelencia en el seno de la industria de los parques temáticos. La Themed Entertainment Association, famosa por sus informes anuales sobre los visitantes de los parques de atracciones de todo el mundo, sólo ha concedido 18 Thea Classic Awards hasta el momento, probando su exclusividad y valor, que son:

  • 1997 Pirates of the Carribean : Atracción abierta en 1967 en Disneyland (Estados Unidos).
  • 1998 Calico Mine Ride: Montaña rusa abierta en 1960 en Knott’s Berry Farm (Estados Unidos).
  • 1999 Haunted Mansion: Atracción abierta en 1969 en Disneyland (Estados Unidos).
  • 2000 Tivoli Gardens: Parque de atracciones abierto en 1843 (Dinamarca).
  • 2001 Silver Dollar City: Parque de atracciones abierto en 1960 (Estados Unidos).
  • 2002 Studio Tour: Atracción abierta en 1915 en Universal Studios Hollywood (Estados Unidos).
  • 2003 Knott’s Scary Farm: Evento de Halloween del parque de atracciones Knott’s Berry Farm, iniciado en 1973 (Estados Unidos).
  • 2005 Efteling: Parque temático abierto en 1952 (Holanda).
  • 2006 Disneyland: Parque temático abierto en 1955 (Estados Unidos).
  • 2007 Madame Tussauds: Museo de cera fundado en 1885 en Londres (Inglaterra).
  • 2008 SeaWorld San Diego: Parque de atracciones abierto en 1964 (Estados Unidos).
  • 2009 EPCOT: Parque temático abierto en 1982 (Estados Unidos).
  • 2010 Coal Mine: Exposición interactiva abierta en 1933 en el Museum of Science and Industry de Chicago (Estados Unidos).
  • 2011 The Exploratorium: Museo abierto en 1969 en San Francisco (Estados Unidos).
  • 2012 Puy du Fou / Cinéscénie: Parque temático abierto en 1989 / Espectáculo nocturno representado desde 1978 (Francia).
  • 2013 Europa Park: Parque temático abierto en 1975 (Alemania).
  • 2014 Enchanted Tiki Room: Atracción abierta en 1963 en Disneyland (Estados Unidos).
  • 2015) It’s a small world: Atracción abierta en 1966 en Disneyland (Estados Unidos).

Como se puede ver sólo 8 parques han recibido el Thea Classic Award, cuatro de ellos europeos (Tivoli Gardens, Efteling, Puy du Fou y Europa Park), probando que sólo los mejores y los que han tenido un impacto real en la industria tienen el honor de formar parte de esta lista.

Además del Thea Classic Award, Puy du Fou ganó el Applause Award en el año 2014. Este premio es concedido a los parques de atracciones cada dos años, por la International Association of Amusement Parks and Attractions (IAAPA), y es uno de las recompensas más prestigiosas del sector de los parques de ocio, reconociendo la gestión, las operativas y las realizaciones creativas que han inspirado la industria del ocio. Hasta el momento 17 Applause Award han sido concedidos:

  • 1980 – Magic Kingdom (Estados Unidos).
  • 1982 – Opryland USA (Estados Unidos).
  • 1986 – Epcot (Estados Unidos).
  • 1988 – Knott’s Berry Farm (Estados Unidos).
  • 1990 – Europa Park (Alemania).
  • 1992 – Efteling (Holanda).
  • 1994 – Universal Studios Florida (Estados Unidos).
  • 1996 – Cedar Point (Estados Unidos).
  • 1998 – Silver Dollar City (Estados Unidos).
  • 2000 – Hersheypark (Estados Unidos).
  • 2002 – Busch Gardens Europe (Estados Unidos).
  • 2004 – Holiday World (Estados Unidos).
  • 2006 – Universal’s Islands of Adventure (Estados Unidos).
  • 2008 – Xetulul (Guatemala).
  • 2010 – Dollywood (Estados Unidos)
  • 2012 – Ocean Park Hong Kong (Hong Kong).
  • 2014 – Puy du Fou (Francia).

A excepción de Tivoli Gardens (extraño que este fantástico parque danés no haya recibido aún el Applause Award), la lista de parques europeos recompensados se repite en los dos premios.

Con estos precedentes y el estreno este año del Teatro de los Gigantes, el último gran teatro construido en el parque (el anterior se remonta al 2006 cuando se inauguró el Grand Carrusel), durante el mes de Julio estuve buscando la fecha idónea para visitar el parque (se tienen que reservar las entradas para la Cinéscénie con mucha antelación porque se agotan rápidamente), y finalmente opté por el fin de semana del 27 y 28 de agosto.

Otro inconveniente en la organización de una visita a este parque es su acceso en transporte público, a pesar de ser un parque visitado por más de 2 millones de personas cada año, la oferta de transporte público es pésima (peor que la de Alton Towers que ya es decir…), y la única posibilidad es llegar hasta la ciudad francesa de Angers y allí coger uno de los autobuses lanzadera que propone el parque desde la estación de trenes a las 9h45, 14h15 y 20h45, y el regreso el Puy du Fou a las 7h45, 12h30 y 19h00. Este autobús lanzadera tarda en llegar al parque 1h15 y cuesta 22€ por persona el trayecto de ida y vuelta o 14€ sólo la ida.

Además, el parque está situado en medio de la campiña francesa, y los hoteles del parque se llenan enseguida (están construyendo el 5º hotel que abrirá sus puertas en 2017), por lo que me tocó buscar un alojamiento a través de Airbnb, ya que es imprescindible quedarse a ver la Cinéscénie, el mayor espectáculo nocturno al aire libre del mundo.

Con todos los problemas de acceso analizados y asumidos, finalmente decidí coger el primer tren de alta velocidad que sale desde París y que pasa por Angers, que al reservarlo con bastante antelación me costó 46€ (podía ser peor), aunque lo compensé con la vuelta gracias al trayecto en bus con la compañía Megabus que sólo me costó 3’50€. Si no cogía ese primer tren no llegaba a tiempo al primer servicio de lanzadera y perdía más de medio día de parque, así que era un mal menor.

Finalmente llegó el día esperado, tuve que madrugar bastante y sobre las 7h00 ya me encontraba en la estación de Montparnasse de París, ubicada junto a la famosa torre de Montparnasse, esperando mi tren que saldría a las 7h21 y me dejaría en Angers a las 9h14, 30 minutos antes de que saliera la primera lanzadera.

No sé cómo se han alineado los astros, pero mis visitas a los parques franceses este año se han caracterizado por estar acompañadas de tiempo soleado y cálido: en Futuroscope gocé del único fin de semana bueno que hizo en toda la primavera; en el Parc Astérix tuve un tiempo bastante soleado y máximas de 26º; y finalmente en el Puy du Fou, toda Francia estaba bajo los efectos de una fuerte ola de calor, por lo que se anunciaban máximas de 33º… Debido al buen tiempo, y a que mis visitas a los parques han sido en fechas complicadas, los tres parques estaban a reventar durante mis visitas, aunque el que más lleno estaba resultó ser el Puy du Fou (también es el más visitado de los tres).

Tras un trayecto de cerca de dos horas por la campiña francesa en dirección al oeste, finalmente llegué a la estación de Angers Saint Laud.

Una vez llegado a la estación, lo primero fue buscar la parada del bus lanzadera y, una vez localizado, como tenía algo de hambre, decidí acudir a una panadería cercana para comprarme algo de desayuno.

Me sorprendió ver el bus lanzadera lleno (en mi última visita en el año 2012 estaba prácticamente vacío), pero lo más llamativo es que el 90% de los ocupantes eran adolescentes que iban de visita escolar (o quizás era un grupo de scouts ya que me encontré varios por el parque), pero es un signo de que a pesar de ser un parque sin atracciones mecánicas, también interesa a los jóvenes.

A pesar de que Francia ha vivido una primavera extremadamente lluviosa, el verano ha sido excepcionalmente cálido y seco, por lo que, por el camino, pude observar como había un considerable déficit de lluvias, con muchos campos completamente secos, recordándome las paisajes del mediterráneo español (mi hogar), muy diferente de la clásica imagen que se puede observar en el Atlántico francés. En el parque también pude comprobar ese déficit, ya que no tienen sistemas de riego para los jardines y algunas pequeñas lagunas estaban prácticamente secas.

INTRODUCCIÓN

El parque Le Puy du Fou está ubicado en el municipio de Epesses, situado en una zona boscosa de la región de la Vendée. Su nombre deriva del latín pódium (altura, colina) y fagus (hayas), de forma que se puede interpretar este topónimo como “la colina de la haya” o “la cima de las hayas”.

El parque ha tomado su nombre de la zona en la que se ubica, ya que esos terrenos pertenecieron originalmente a la familia señorial de Puy du Fou, propietaria de los terrenos desde el siglo XII. Más tarde, ya en el siglo XVI, François II du Puy du Fou mandó construir el actual castillo en estilo renacentista italiano, remplazando los antiguos edificios. La construcción quedó inacabada y fue vendido en 1659 por el último varón descendiente de la familia de Puy du Fou.

Durante la Revolución Francesa, el castillo sufrió incendios y asedios que lo sumergieron en el olvido, convirtiendo los dominios del castillo en un terreno agrícola y con edificios en ruinas y engullidos por la maleza, hasta que en 1974 fue declarado monumento histórico, permitiendo de esa forma que una iniciativa cultural hiciera despertar el lugar en 1978.

El consejo general de la Vendée compró el terreno y creó, con la ayuda del estado francés y bajo el espíritu de los proyectos museográficos de Georges-Henri Rivière, un ecomuseo, así como un centro de consultas y documentación. Paralelamente, bajo una idea de Philippe de Villiers, se creó un gran espectáculo nocturno que cuenta la historia de una familia local, de la Edad Media al siglo XX: Les Maupillier. La Cinéscénie se convierte así en el origen del futuro parque de ámbito cultural, espectáculo inaugurado en 1978 con una puesta de escena que utiliza el castillo como fondo de escenario. La Cinéscénie posee la particularidad de que está interpretado por actores voluntarios de la comarca, que en 1978 eran 600 actores y en la actualidad la cifra aumentó a 1.200 actores y 3.200 voluntarios en total; más conocidos como los Puyfolais.

Para gestionar la Cinéscénie se creó la asociación de Puy du Fou, que no ha recibido ningún tipo de subvención pública para realizar sus actividades, y que, debido al enorme éxito de público que cosechaba el espectáculo, decidieron ir un paso más allá y en 1989 abrieron un gran parque de ocio de más de 45 hectáreas, situado al lado del escenario del espectáculo, el “Grand Parc du Puy du Fou”, que a diferencia de la Cinéscénie que movilizaba a voluntarios, se trataba de una actividad comercial y de ocio, pero con el trasfondo de educar sobre la historia de la región y convertirse en un gran ecomuseo.

Cerca de treinta años más tarde, el parque se ha convertido en un referente cultural de Francia y un ejemplo a seguir por muchos complejos similares, obteniendo varios reconocimientos y recompensas, con un gran crecimiento anual de las visitas en los últimos años que le han permitido convertirse en el 2º parque más visitado de Francia.

Plano Puy du Fou 2016

Plano Puy du Fou 2016

Tras esta introducción, creo que es conveniente realizar varias aclaraciones sobre el parque y sus propietarios.

La familia “de Villiers” ha sido bastante activa en la política francesa, con tendencia hacia la derecha. De hecho, el creador del parque, Philippe de Villiers, también fundó el Movimiento por Francia (Mouvement pour la France), un pequeño partido político francés de derecha soberanista (oposición a la Unión Europea) y conservadora, presente en todo el territorio francés. El MPF fue uno de los grandes vencedores del año 2005, con la victoria del No al referéndum sobre la Constitución Europea. También fue Presidente del Consejo General de la Vendée desde 1988 hasta 2010 y Secretario de Estado de la Cultura desde 1986 hasta 1987.

Pero no sólo se dedica a la política, también ha escrito varios libros, incluyendo obras de teatro, como la Cinéscénie, y es empresario, al poseer el parque temático Puy du Fou.

Philippe de Villiers es de gran convicción religiosa, cristiana en este caso, por lo que es padre de siete hijos (tres chicos y cuatro chicas), con dos se sus hijas habiendo ingresado en un convento de monjas. Uno de sus hijos, Nicolas de Villiers, es presidente de Puy du Fou desde el año 2004.

También es un apasionado de la historia y del arte, de ahí sus creaciones literarias, especialmente de la época de los grandes reyes franceses.

Con estos precedentes, obtenemos tres ideales que tienen una fuerte presencia en el parque: conservadurismo, cristianismo y monarquismo.

Consideraba necesario aclarar estos puntos, ya que en pleno siglo XXI pueden chocar algunos ideales que se nos transmiten a través de los diferentes espectáculos “históricos” del parque, aunque bien es cierto que la religión ha tenido una influencia muy importante en la historia francesa, así como la monarquía.

De todas formas, el Puy du Fou es un parque temático privado que busca divertir a sus visitantes con grandes espectáculos ambientados en momentos históricos, pero, como toda ficción, están diseñados bajo el punto subjetivo de su creador y no pretende ser fidedigno con la historia. La ficción busca a través de la fábula trasladar al espectador un momento histórico de forma cercano y comprensible, permitiéndote “vivir” la historia, pero no es una reproducción exacta de los hechos.

Eso sí, me quito el sombrero por el mensaje antibelicista que encontramos a lo largo de todo el parque y es que en las guerras no hay ganadores, sólo perdedores. Toda guerra es una involución de la sociedad, aunque por desgracia la historia está plagada de ellas, ya que sólo provoca injusticia y penuria. El parque ha sabido reflejar muy bien esas terribles imágenes y situaciones que dejan las guerras.

 

Tras esta aclaración y puesta en situación, volvamos a mi visita. Durante el trayecto de bus pude prepararme la visita con los horarios de los espectáculos, gracias a su fantástica aplicación, aunque finalmente el autobús nos dejó en los hoteles, y no en la entrada principal como tenía previsto, por lo que me tocó cambiar rápidamente todos los planes, cambiando Mousquetaire de Richelieu por Le Signe du Triomphe a las 11h30 y Les Chevaliers de la Table Ronde a las 13h00.

Al llegar a la entrada de los hoteles, me encontré con una enorme cola para pasar el clásico control de seguridad, implantado en todos los grandes parques franceses este año. Menos mal que aún faltaba media hora para que empezara el espectáculo, ya que sólo había una chica controlando las mochilas y tuve que esperar más de veinte minutos… Por suerte llevaba las entradas y todo en el móvil, que lo había comprado por internet y me lo habían enviado todo al móvil, si no aún estaría haciendo cola…

Una vez pasados los tornos de acceso al parque me fui corriendo hacia el recinto del espectáculo y cuando llegué a su gran avenida de acceso, me encontré con una enorme masa de gente dirigiéndose hacia el enorme anfiteatro romano. Menos mal que es un recinto con 6.000 plazas, si no, no hubiera podido acceder al mismo, ya que faltaban unos 10 minutos para que comenzara el espectáculo. Tal era el calor que hacía, que había un empleado del parque “regando” a los visitantes que accedían al recinto, y eso que sólo eran las 11h30 de la mañana…

Seguí a la masa intentando buscar un sitio entre toda la multitud y tuve la suerte de acabar en una zona con sombra, ya que ese día aquello parecía una clásica plaza de toros española, con la gente peleándose por tener una plaza en sombra, huyendo del sol, debido al extremo calor que hacía. Tanto era así, que los acomodadores del recinto permitieron a los visitantes sentarse en las escaleras de evacuación del graderío en la zona con sombra…

No sé si es muy legal eso, es cierto que es un recinto al aire libre, pero en caso de una evacuación de urgencia, hubiera habido graves problemas… En el resto de recintos sí que impedían a los visitantes sentarse en las escaleras de evacuación, pero me llamó la atención que en este lo permitieran.

EL SIGNO DEL TRIUNFO (42′) – 11H30

Un enorme decorado representando un coliseo de 115 metros de largo y capacidad para 6.000 plazas sentadas sirve como escenario de este gran espectáculo. Este escenario supuso una novedad en el panorama mundial, ya que fue la primera vez que se realizó una réplica a gran tamaño del Coliseo de Roma.

Para recrear mejor el ambiente de la Italia Romana, se plantaron alrededor del Coliseo varios olivos de más de 300 años que procedían del sur de Italia, así como se siguió el modelo acústico del Coliseo y se utilizó el mismo tono de la piedra.

Al épico ritual de “Ave Caesar, morituri te salutant”, los prisioneros de guerra, condenados, profesionales o simples aventureros empiezan los combates que podían durar una jornada entera. Los combates de gladiadores eran muy populares en Roma ya que ponían en valor las cualidades admiradas por los habitantes de la época: el coraje y la fuerza.

La historia del espectáculo nos traslada al año 300, en el que una decena de prisioneros galos son condenados a ganar los juegos del Circo, si quieren salvar sus vidas, acusados de seguir el cristianismo. En las tribunas excitadas del Estadio Galo-Romano, un cruel gobernador romano preside los juegos que cambiarán la historia de la región.

El espectáculo intenta recrear los fastos romanos y sus juegos, para ello se representa, entre otras, la escena de la carrera de cuadrigas de la película Ben Hur, con las cuadrigas y los incidentes, para ello, Mario Luraschi (especialista de cine con caballos) aconsejó a la hora de realizar las maniobras que son puestas en demostración por los jinetes de Puy du Fou.

También hay una escena en la que se recrea la historia de Santa Blandine, santa de Lyon, que cuando fue lanzada a los leones, éstos rechazaron hacerle ningún mal. De esta forma, Soline, la Blandine de Puy du Fou, es atacada por 8 fieras entre tigres y leones, a los cual consigue tranquilizar. Esto es gracias al especialista Thierry Leportier, especialista de cine que realizó la escena de las fieras en la película Gladiator, y que se encargó de la preparación de la escena.

Es un espectáculo increíble, a través de 42 minutos ves como el escenario evoluciona y gracias a la configuración del propio anfiteatro, “vives” unos auténticos juegos romanos.

Todo está pensado al mínimo detalle para hacerte creer que estás viviendo unos juegos romanos: peleas de gladiadores en las que oyes cómo se baten las espadas y se derrama la sangre; carreras de cuadrigas con carros accidentados; cabalgatas festivas con animales vivos, etc. Hasta los empleados que se encargan de limpiar la sangre y los excrementos de los animales van vestidos acorde a la época.

Sin lugar a dudas, este es el espectáculo más inmersivo y realista que he visto en toda mi vida, y quizás sea uno de los mejores espectáculos de especialistas de todo el mundo.

Al salir del espectáculo, faltaban unos 45 minutos para que empezara el siguiente, Les Chevaliers de la Table Ronde, así que, como llevaba un buen rato meándome, me puse a buscar unas “letrinas” en los alrededores, cruzando la Ciudad Medieval. En este parque hay varios baños, aunque más bien parecen letrinas, ya que son simples urinarios al aire libre en el caso de los chicos, es difícil encontrar un baño completamente equipado con sus WC.

Una vez realizadas las necesidades fisiológicas, me dirigí tranquilamente hacia la cola, aún faltaba más de 30 minutos para que empezara el espectáculo, pero al llegar me encontré que el final de la cola estaba casi en el límite de capacidad de la siguiente función, anunciándose un día complicado en tema de afluencia y con la necesidad de acudir con mucha antelación a los recintos…

Este parque ha tenido que ir adaptándose a las grandes afluencias que está recibiendo en los últimos años y en las colas de los espectáculos hay paneles que indican el límite de capacidad del recinto, un aspecto a agradecer, ya que en el caso de superar ese límite la fila de espera, puedes dirigirte hacia otro espectáculo, y no esperar en vano. Otro aspecto destacable es que los planos son actualizados diariamente incorporando información y consejos adaptados al día.

Tras una larga espera, las puertas abrieron pocos minutos antes de que tuviera que empezar el espectáculo lo que hizo que éste se retrasara, accedimos a un anfiteatro de 2.000 plazas frente a la muralla de la ciudad medieval, sin nada de sombra, por lo que la gente tiraba de gorras y paraguas para protegerse del enorme calor que hacía. El parque, aprovechando el día tan soleado que hacía, tenía varios empleados vendiendo gorras y sombreros en todos los anfiteatros del parque, una forma de beneficiarse económicamente del clima.

LOS CABALLEROS DE LA MESA REDONDA (17′) – 13H00

Este espectáculo, inaugurado en el año 2013, aprovechando el decorado de la Ciudad Medieval, combina trucos de magia con una espectacular puesta en escena, algo de lo que puede presumir el parque, para contarnos la leyenda del Rey Arturo de Bretaña.

Al morir el Rey Uther Pendragon, Merlín forjó en la isla de Avalón (la isla de las hadas) una espada (Excálibur) y la clavó en una piedra. Arturo es convocado por Merlín para encontrar al nuevo rey y, al extraer Excálibur de la roca en la que estaba clavada, se convierte en el nuevo Rey. Esto provoca la ira y celos de sir Lanzarote, iniciando una pelea que acaba con el filo de Excálibur partido en dos.

Merlín le aconseja a Arturo llevar la espada a una bella ninfa, la Dama del Lago, pero en ese momento hace acto de presencia la malvada bruja Morgana y Arturo cae en su hechizo provocando trágicas consecuencias.

Gracias a la poderosa Dama del Lago, Arturo y el resto de caballeros son liberados del hechizo de Morgana y le es devuelta Excálibur, para poder iniciar la búsqueda del Santo Grial y la formación de la mesa redonda.

Como en toda buena película que se precie, la música es uno de los puntos más importantes de los espectáculos de Puy du Fou, logrando engrandecer las espectaculares escenas quecontemplan nuestros ojos. Los Caballeros de la Mesa Redonda, así como otros espectáculos, posee una canción dedicada al mismo, que sirve de introducción al espectáculo. Como curiosidad, pese a que la Dama del Lago lleva micro, todo el espectáculo es en Playback, pero es una forma de darle un aspecto más “verídico” al mismo.

A pesar de ser una “animación” frente a los grandes espectáculos que ofrece el parque, este espectáculo no baja el nivel y se convierte en uno de los imprescindibles, junto a los grandes, sobre todo por su puesta en escena.

Es una pena que en la función que vi, el elemento más espectacular que es la aparición de la mesa redonda, y todo lo que ello conlleva, no funcionara, por lo que el final se hizo largo y tedioso, aunque el guion está preparado para estos inconvenientes y tenían un Plan B.

Lo que más me llamó la atención de este espectáculo es su aspecto “pagano”, algo que se agradece. A pesar de que el trasfondo es el santo grial y los valores de la caballería, aparecen magos, brujas y hadas, en un parque que engrandece tanto todo lo relacionado con el cristianismo.

 

Ya eran cerca de las 13h30 y, a pesar de que tenía hambre, como todos los restaurantes de la zona estaban a tope, me dirigí tranquilamente hacia la entrada principal del parque, lugar donde se representa el siguiente gran espectáculo que tenía en mi planning, Mousquetaire de Richelieu. Aprovechando que aún faltaban casi dos horas para el mismo, decidí visitar dos de las atracciones del parque, L’Odyssée du Puy du Fou y Les Amoureux de Verdun.

LA ODISEA DEL PUY DU FOU (18′)

https://www.youtube.com/watch?v=JMrB8Z73PBk

La Odisea del Puy du Fou es un Walk-Through dividido en cuatro etapas de la historia que están representadas en el parque: Roma, la Edad Media, el Renacimiento y el bosque del Puy du Fou en el siglo XIX. Gracias a los efectos especiales y los actores, los visitantes penetran en el corazón del espectáculo, formando parte de la historia del mismo.

Es un curioso Walk-Through muy recomendable, a pesar de que no tenga audio-guía con traducción, ya que la puesta en escena es espectacular, gracias a los efectos especiales que posee (armaduras que hablan y se mueven, techos y paredes que se deforman, fuentes encantadas, etc.).

 

No muy lejos se encuentra Les Amoureux de Verdun, que fue mi siguiente parada.

LOS AMANTES DE VERDÚN (15′)

En los Amantes de Verdún, los visitantes son trasladados al invierno de 1916, en el corazón de la Gran Guerra (Primera Guerra Mundial).

Siguiendo la correspondencia amorosa de un soldado y su prometida, los visitantes se sumergen en una trinchera nevada, al encuentro de soldados heroicos. Es la víspera de Navidad, el humo invade las galerías, el suelo tiembla con cada nueva explosión y resuenan las alarmas… Todo parece perdido, pero ese 24 de diciembre, los soldados todavía no saben que van a vivir una Navidad que no olvidarán jamás.

Una atracción realmente conmovedora que ha recibido numerosos premios (entre otros el  Thea Award for Outstanding Achievement de la Themed Entertainment Association), gracias a su efectista puesta en escena y la crueldad con la que se muestran los efectos de la guerra. Para incentivar la sensación de estar realmente en una trinchera, varios actores participan en las diferentes escenas. Otra atracción imprescindible que muchas veces pasará desapercibida al estar escondida.

 

Aún faltaba cerca de una hora para el siguiente espectáculo de mi programa del día, así que decidí comer algo en uno de los puestos que se encuentra junto a la entrada, La Gargoulette.

No había mucha gente, pero la cajera era bastante lenta, así que tuve que esperar bastante. Uno de los puntos débiles del parque es la restauración, es excesivamente cara y de pésima calidad, al menos la restauración rápida porque los restaurantes de servicio a mesa tienen unos precios prohibitivos…

En los restaurantes de comida rápida sólo tienen un menú al “módico” precio de 8’50€ que incluye un bocadillo de jamón york con queso, una pequeña rosquilla y una botella de agua de medio litro (no es posible elegir un refresco). Si el precio ya parece un poco elevado para estar en la campiña francesa, cuando te sirven un bocadillo envasado ya te sientes completamente estafado… ¡ni siquiera son capaces de hacer la comida en el momento, lo traen todo envasado!

Como es lógico en un bocadillo que no se sabe cuántas horas lleva preparado, el pan estaba blando y correoso… Una pena que en todos estos años el Puy du Fou no haya mejorado este importante punto, en todas mis visitas siempre me ha chirriado el excesivo precio y pésima calidad de su oferta de restauración, que puede provocar insatisfacción y decepción en los visitantes, logrando que muchos decidan volver con su propia comida de casa.

Para hacer la digestión, no hay nada mejor que ver un espectáculo en un recinto cubierto ¡con aire acondicionado! Así que tras “comer” me dirigí al Grand Carrousel, el teatro con 3.000 plazas en el que se representa Mousquetaire de Richelieu.

A pesar de que faltaba una media hora para el inicio de la función, el aforo estaba casi completo ya y en cuanto se abrieron las puertas una enorme masa de gente se dirigió de forma bastante ordenada hacia las puertas.

MOSQUETERO DE RICHELIEU (32′) – 15H15

El Gran Carrusel es el gran teatro cubierto que sirve de escenario al espectáculo Mosquetero de Richelieu, basado en la época de Louis XIII. Este teatro toma como referencias el Siglo XVII, con unas dimensiones de 100 metros de largo, 17 metros de altura y 3.500 plazas sentadas.

Este espectáculo recrea los duelos de capa y espada de los mosqueteros, incluyendo ballets de flamenco y acrobacias de caballos andaluces. Un espectáculo lleno de escenas de riesgo realizadas por especialistas y efectos especiales.

El espectáculo se basa en la historia ocurrida entorno al 1630 a Bouton D’Or, un joven huérfano, que es condenado a muerte por rebeldía tras un duelo ilegal. Para huir de la justicia, él huye a España y se convierte en domador de caballos andaluces en un grupo de teatro. Allí se enamora de una joven gitana española que quiere ser comediante, por lo que deciden entrar clandestinamente en Francia para que ella interprete el papel de Doña Jimena en la primera representación de El Cid. Perseguido por la policía, Bouton D’Or se maquilla y disfraza, situándose en primera línea de los espectadores de El Cid, convertido en un viejo hombre jorobado.

Mosquetero de Richelieu es un espectáculo que conjuga una historia romántica con escenas de acción, ayudándose con las tecnologías de última generación, con una escena final que imita la Plaza de los Vosges de Paris.

Siempre alegra a uno ver un espectáculo que pone en valor su cultura, la española, sin caer en los tópicos negativos. Un espectáculo en el que se ensalza la cultura del flamenco y la doma española, en un parque francés… Es increíble que tengamos que ir al extranjero para ver cómo se pone en valor nuestra cultura ya que en España es difícil.

Un fantástico espectáculo que combina romanticismo y acción, bailes flamencos y doma española, cultura francesa y española, en un inmenso escenario con un grandioso final… Otro de los puntos fuertes del Puy du Fou es que puedes no estar muy de acuerdo con la historia que te están vendiendo, pero la puesta en escena es tan buena y los finales tan espectaculares que te quedas maravillado con todo lo que acabas de vivir.

Una curiosidad del espectáculo son los caballos con “pijama” y es que, en una escena de doma española, para engrandecer la misma y debido a que el blanco puro es muy difícil de conseguir en los caballos, estos van “vestidos” con un pijama blanco para que la luz ultravioleta se refleje mejor en ellos.

 

En el centro del parque encontramos un gran lago con “Los Órganos Acuáticos” (grandes fuentes ubicadas en su interior), que permiten la realización de dos espectáculos: Les Grandes Eaux, un espectáculo de ballet barroco acuático con música; y Les Orgues de Feu, un espectáculo nocturno de agua y fuego mezclado con el baile de las fuentes y de los bailarines convertidos en musas, duendes y genios.

LAS GRANDES AGUAS (8′) – 16h00

Inspirado en las Grandes Eaux de Versalles, este espectáculo es un homenaje a los grandes arquitectos de los jardines de Versalles, en el que 120 chorros de agua “bailan” al son de la música barroca.

El siguiente espectáculo en mi lista era La Legende de Martin, pero como aún faltaba un rato, me dirigí a Le Bourg 1900 a por unos planos del parque. En esta zona encontramos una versión de La Piedad de Miguel Ángel que homenajea a los vendeanos muertos en las guerras acontecidas en la región. También encontramos una panadería que vende pan y demás bollería, aunque con precios casi prohibitivos…

LA LEYENDA DE MARTÍN (15′) – 16H30

Este espectáculo de marionetas es una comedia musical en la que se cuenta la historia de Martín, que logró liberar al pueblo de un monstruo feroz, la Malebête. Este espectáculo está inspirado en la leyenda de la Bestia de Angles, una población de la región de la Vendée, que recoge el folclore típico de las leyendas antiguas.

El siguiente espectáculo en mi lista era Le Secret de la Lance. Tuve suerte de ser uno de los primeros en acceder a las tribunas del espectáculo y lograr una de las cotizadísimas plazas en sombra.

Al igual que en muchos otros espectáculos, para hacer más breve la espera hay una especie de pre-show con unos particulares personajes.

EL SECRETO DE LA LANZA (29′) – 17H30

Este espectáculo mezcla historia y nuevas tecnologías con un torreón que se desplaza y una enorme muralla como protagonistas. El torreón toma como ejemplo las Torres del Homenaje del Siglo XV y sus 100 toneladas se posan sobre una gran plataforma móvil que permite su movimiento. La música del espectáculo ha sido compuesta por el músico español Carlos Núñez.

Este espectáculo, con una tribuna de 4.000 plazas, representa la historia de Margherite, una joven pastora que recibe una lanza con poderes mágicos de Juana de Arco, que le permitirá defender el castillo de los ingleses.

La acción se sitúa en el siglo XV, cuando la guerra hace estragos entre los franceses e ingleses, por ese motivo, los caballeros de Puy du Fou se unen a Juana de Arco para combatir a los ingleses. Para elegir a los afortunados que acompañaran a la santa en su cruzada, realizan un torneo para elegir a los mejores.

Tras esto, aparecen en escena los ingleses con máquinas de guerra (atalayas, arietes, botafuegos) lanzando llamaradas. La batalla se presenta desigual entre los leones ingleses y la pastora de Puy du Fou. El torreón empieza a arder en llamas pero gracias al poder de la lanza Juana de Arco hace su presencia venciendo a los ingleses.

Finalmente el castillo se transforma, pasando de una fachada Medieval a una fachada Renacentista, que es el estilo real del castillo original de Puy du Fou.

Viendo que el planning programado se me quedaba muy justo por la gran afluencia de gente ese día, decidí eliminar de mi lista Les Viking y dedicar ese tiempo que me quedaba hasta el siguiente espectáculo, Le Dernier Panache a las 19h15, para visitar el Walk-Through La Renaissance du Chateau, la novedad 2014 que pone en valor el castillo auténtico de Puy du Fou.

EL RENACIMIENTO DEL CASTILLO (30’)

En esta atracción los visitantes son invitados a descubrir los misterios del castillo. El actual castillo fue construido en estilo Renacentista italiano por el arquitecto Le Primatice, remplazando edificios más antiguos, bajo las órdenes de François II del Puy du Fou (1496-1548). La construcción permanecerá inacabada y el castillo vendido en 1659 por el último varón descendiente de la familia de Puy du Fou.

Durante la Revolución Francesa, el castillo sufrió incendios y asedios que lo sumergieron en el olvido, convirtiendo los dominios del castillo en un terreno agrícola y con edificios en ruinas y engullidos por la maleza, hasta que en 1974 fue declarado monumento histórico, permitiendo de esa forma que una iniciativa cultural hiciera despertar el lugar en 1978.

Guiados por la familia de Puy du Fou que encargó construir el castillo, origen del Grand Parc du Puy du Fou, los visitantes recorren las diferentes estancias del mismo, que vuelven a cobrar vida, con el desafío de encontrar la solución al enigma de la familia “c’est a jamais” (es para siempre).

El recorrido por el castillo esconde muchas sorpresas, como la escena de la armería, que logró ponerme los pelos de punta gracias a su apoteósica música y el movimiento de las armaduras a tu paso, o el salón de baile en el que los reyes nos hacen una demostración de los bailes típicos de la época.

Como buen aficionado de la lectura que es Philippe de Villiers, en la biblioteca del castillo se hace homenaje a Gargantúa, obra del escritor renacentista François Rabelais, vecino de la región.

Tras recorrer las diferentes estancias del castillo, incluido su sótano, llegamos a la última escena en la que se nos desvela el misterio, el agua que surge de la fuente de la colina de Puy du Fou y que correrá por siempre, como la vida en la región.

Otra de las atracciones imprescindibles del parque y que fue una grata sorpresa, aunque su última escena me dejó un poco frío tras las espectaculares escenas que se esconden en el castillo.

 

Como último espectáculo del día en el Grand Parc du Puy du Fou me había dejado la gran novedad de este año, Le Dernier Panache.

LA ÚLTIMA OSADÍA (34’) – 19h15

Para su última creación, Le Dernier Panache, el parque ha construido un enorme teatro, el Teatro de los Gigantes, que tiene la particularidad de que su tribuna de 2.400 plazas puede girarse para, de esa forma, poder contemplar en su totalidad el escenario de 360º en el que se recrean seis escenas diferentes de gran espectacularidad, con dos decorados diferentes por escena, ayudado con la tecnología mapping.

La historia empieza con un joven niño, François de Charette, que tiene miedo al mar y huye del destino fijado por su familia. Rápidamente avanzamos en el tiempo hasta el año 1815, momento en que Napoleón 1º escribe sus memorias y lamenta no haber podido conocer en persona a François Charette, apodado Le Roi de la Vendée (el Rey de la Vandea), dedicándole una frase en sus memorias: “Charette me laisse l’impression d’un grand caractère. Il laisse percer du génie” (Charette me deja la impresión de un gran carácter. Él demostró genialidad).

Vuelta al pasado para mostrarnos la juventud de Charette, alistado en la Marina francesa bajo las órdenes Toussaint-Guillaume Picquet y Luc Urbain du Bouëxic, alcanzando en 1787 el grado de Teniente.

Mientras tanto, en Paris se estaba germinando la Revolución Francesa. En aquellos años la inmanejable deuda del Estado fue exacerbada por un sistema de extrema desigualdad social y de altos impuestos que los estamentos privilegiados, nobleza y clero no tenían obligación de pagar, pero que sí oprimía al resto de la sociedad. El conjunto de la población mostraba un resentimiento generalizado dirigido hacia los privilegios de los nobles y del alto clero, que mantenían su dominio sobre la vida pública.

Con un pueblo resentido y un Rey que usó la represión para frenar al pueblo, el 14 de julio de 1789 se produjo la Toma de la Bastilla, dando inicio a la Revolución Francesa que culminaría en 1792 con La Primera Rebública francesa representada en la Convención,  cuyo primera orden fue la condena a muerte de Luis XVI, ejecutada el 16 de Octubre de 1793.

En 1793 se redactó una nueva Declaración de los derechos del hombre y del ciudadano, y una nueva constitución de tipo democrático que reconocía el sufragio universal. El Comité de Salvación Pública cayó bajo el mando de Maximilien Robespierre y los jacobinos desataron lo que se denominó el Reinado del Terror (1793-1794), en el que cerca de 40.000 personas fueron guillotinadas ante acusaciones de actividades contrarrevolucionarias. La menor sospecha de dichas actividades podía hacer recaer sobre una persona acusaciones que eventualmente la llevarían a la guillotina.

A pesar de la llegada de la República, la situación económica seguía empeorando, lo cual dio origen a revueltas de las clases más pobres. Los llamados sans-culottes expresaban su descontento por el hecho de que la Revolución francesa no sólo no estaba satisfaciendo los intereses de las clases bajas sino que incluso algunas medidas liberales causaban un enorme perjuicio a éstas (libertad de precios, libertad de contratación, Ley Le Chapelier, etc.). Al mismo tiempo, se comenzaron a gestar luchas antirrevolucionarias en diversas regiones de Francia, cuyo mayor exponente fue la región de la Vandea, donde su levantamiento popular fue especialmente significativo: campesinos y aldeanos se alzaron por el rey y las tradiciones católicas, provocando la llamada Guerra de Vandea.

François de Charette fue uno de los principales actores de la Guerra de Vandea (1793-1796), llegando a ser General del Ejército Católico y Real de la Vandea (unidad militar en que se agrupaban los contrarrevolucionarios vandeanos durante la Guerra de la Vendée).

En el espectáculo se nos muestra la antirrevolución de los habitantes de la Vandea, liderados por Charette, y cómo la Convención ordena uno de los mayores genocidios que ha vivido la historia de Francia, las Columnas Infernales que arrasaron la región de la Vandea y se estima que acabaron con la vida de cerca de 200.000 personas. Esas columnas también afectaron al castillo de Puy du Fou.

Finalmente se nos representa el fusilamiento de Charette culminado con un final poético y de gran espectacularidad en el que la tribuna realiza un giro completo al escenario para mostrarnos las diferentes escenas y la enorme plantilla de actores que participa en el mismo.

La música, como en todos los espectáculos del parque, es un actor importante del mismo y ha sido compuesta por Nathan Stornetta.

Me resultó chocante ver un espectáculo en el que se consideraba a la Revolución Francesa como algo negativo, pero desde la óptica de los vandeanos que sufrieron la terrible Guerra de la Vandea no tiene que ser un momento histórico muy apreciado. Aparte de las convicciones religiosas y políticas de los propietarios del parque, toda guerra es nefasta para la sociedad y la Revolución Francesa también tuvo sus episodios muy negros, pero bien es cierto que gracias a ella la sociedad actual goza de los derechos que hemos logrado gracias a siglos de pelea, pacífica en algunos casos.

A pesar del conflicto que estaba viviendo en mi cabeza ante la nueva visión de la Revolución Francesa, con un lado muy oscuro, el espectáculo me dejó sin palabras, como suele hacer el Puy du Fou, con una puesta en escena grandiosa y un sistema de escenario nunca antes visto. Y bueno, ese final poético es ya apoteósico…

 

Con los grandes espectáculos finalizados, me dirigí hacia la entrada del parque tranquilamente. Aprovechando que cerraba sus puertas a las 21h00 y la Cinéscénie no comenzaba hasta las 22h00, decidí pasearme tranquilamente por Le Monde Imaginaire de la Fontaine, la versión del Puy du Fou del bosque de los cuentos de Efteling.

LE MONDE IMAGINAIRE DE LA FONTAINE

Jean de la Fontaine fue un escritor francés famoso por sus fábulas con animales como: El león y el ratón, el cuervo y la zorra, la liebre y la tortuga, etc.

Las fábulas de Jean de la Fontaine están representadas gracias a animatronics y animales vivos y un narrador, con la voz de Gérard Depardieu, nos va narrando las diferentes fábulas, que siempre tienen una moraleja.

En Le Bourg 1900 se encuentran la mayoría de tiendas del parque y, como viene siendo habitual, eché un vistazo a los diferentes productos que vende el parque. La verdad es que al igual que en el Parc Astérix, me quedé asombrado por la enorme cantidad y variedad de productos que vende el parque, incluyendo reproducciones de edificios del mismo y trajes de principios del siglo XX, sin olvidarnos de la enorme colección de libros publicados por el parque y los objetos de coleccionista… Un paraíso para cualquier friki de los parques y de la historia.

Me resultó muy difícil resistirme a comprar los DVDs y libros de recuerdo del parque, pero como espero volver el año que viene y este año tengo un gran objetivo en mente: visitar el Top 20 europeo, al final pude resistir la tentación.

Como sabía que en la Cinéscénie habían puestos de restauración, decidí cenar fuera del parque, y cuál fue mi sorpresa al descubrir que en los puestos de venta del espectáculo nocturno había mucha más variedad de bocadillos, la comida era recién hecha y el precio bastante inferior al ofrecido en el parque… Incomprensible, aunque imagino que es debido a que estos puestos de restauración son gestionados por los voluntarios de la Cinéscénie y no por la familia De Villiers.

Con el bocadillo en la mano me dirigí a la enorme cola para pasar el control de seguridad, dándome tiempo de sobra a comerme el bocadillo durante la espera, tras el cual unos colaboradores del espectáculo comprueban que posees el billete. Como yo lo llevaba en el móvil, la amable colaboradora (de cierta edad) me imrpimió un ticket con el número de fila y asiento.

La Tribuna es inmensa y se encuentra un poco apartada del acceso al recinto, así que existe un servicio de autobuses que conecta la entrada con la misma, pero yo prefiero andar.

Al llegar a la tribuna destaca la enorme publicidad de los cascos de traducción que ofrece el parque a sus visitantes al precio de 7€ para los cascos individuales y 9€ para los cascos dobles (2 personas). El parque sabe que la barrera lingüística es su punto débil frente a los extranjeros, por lo que ofrece la posibilidad de comprar estos cascos que pueden ser utilizados en los siguientes espectáculos: El Signo del Triunfo, Los Vikingos, El Baile de las Aves Fantasma, El Secreto de la Lanza, Mosquetero de Richelieu, La Última Osadía, Los Órganos de Fuego, Los Caballeros de la Mesa Redonda, Las Grandes Aguas y La Cinéscénie.

Por desgracia mi plaza se encontraba en el lateral izquierdo de la tribuna y a 10 filas de la última, aunque lo bueno es que tenía una vista panorámica espectacular del escenario.

Antes de ir a la tribuna, me metí en unos servicios para cambiarme y ponerme pantalón largo y chaqueta ya que, al irse el sol, la temperatura había bajado mucho, había unos 20º en ese momento. Aunque 20º no parezca mucho frío, el cambio térmico de 30 a 20 en cuestión de un par de horas se nota, y pasarte casi dos horas sentado al aire libre más… De hecho, lo normal en la Cinéscénie es llevar abrigo gordo de invierno, ya que la temperatura mínima media de la zona en verano es de 14º.

LA CINÉSCÉNIE (100′) – 22H00

Es el origen del parque, un gran espectáculo nocturno nacido de la imaginación de Philippe de Villiers en 1978, para poner en valor el castillo de Puy du Fou. Hoy en día 3.200 voluntarios llamados “Puyfolais” hacen posible las 28 representaciones anuales, que permiten recrear 700 años de historia de Francia desde la Edad Media hasta el siglo XX, a través de una familia local: Les Maupiller. Este espectáculo se desarrolla sobre un inmenso escenario de 24 hectáreas (incluyendo gradas), que permiten catalogarlo como el mayor espectáculo nocturno del mundo.

3.200 voluntarios (en cada representación son necesarios 1.200 actores y 500 voluntarios para el servicio técnico, venta de tickets, acomodación, seguridad, etc.), 2.000 proyectores, 24.000 trajes, 15.000 fuentes de agua, efectos especiales (pirotécnicos, laser, proyecciones de imágenes sobre pantallas de agua, etc.) y los medios tecnológicos más avanzados del momento, dignos del cine, permiten representar el espectáculo que cada año es contemplado por cerca de 400.000 visitantes, situados en un graderío con capacidad para 14.000 plazas sentadas.

El espectáculo tiene su propia música compuesta exclusivamente, que desde 1982 al 2002 fue firmada por Georges Delerue, de forma voluntaria y altruista; pero en el año 2003, con motivo de su 25 aniversario, Nick Glennie-Smith (compositor, entre otras muchas, de la Banda Sonora Original de El Hombre de la Máscara de Hierro y Piratas del Caribe) ofreció su participación y renovó la música del espectáculo.

Cada año comienza el espectáculo de la misma manera que lo ideó Philippe De Villiers en sus orígenes, pero cada año varias novedades y modificaciones se producen en el espectáculo para hacerlo más atractivo, incluyendo las nuevas tecnologías, de forma que los visitantes que ya lo hayan visto repitan.

dsc08337

Un espectáculo vibrante y emocionante que pone el broche de oro a una fantástica jornada en el parque descubriendo la historia de la región.

Como ya he comentado, había tenido que reservar un alojamiento a través de AirBnB ya que estaba todo completo en el parque. Por suerte, la dueña del alojamiento se ofreció a recogerme en coche y acercarme hasta su alojamiento, donde me encontré con una encantadora casa de campo reformada con una confortable cama. Tras una relajante ducha, bien merecida después del día de calor que había hecho, me fui a dormir ya que al día siguiente tocaba madrugar para seguir visitando el parque.

El despertador sonó a las 8h00 de la mañana, la noche había sido corta porque entre unas cosas y otras me acostaba más de la 1h00. Tras desayunar algo y despedirme de la amable anfitriona, emprendí mi camino a través de la campiña francesa en dirección al parque, en una mañana bastante grisácea y con una lluvia fina. ¡Menudo cambio con respecto al tiempo del día anterior!

Desde la casa en la que me había alojado hasta el parque había un camino pedestre, el cual parecía sacado de un cuento fantástico.

Cuando ya faltaba poco para llegar al parque y el camino pedestre se había convertido en una carretera de asfalto, de repente, un coche se paró y se ofreció para acercarme al parque. Resultó ser una amable empleada del parque, actriz en Le Dernier Panache, que me dejó junto al Parking F, el mismo en el que la noche anterior me había recogido la dueña de la casa rural… Casualidades de la vida.

Mi primer destino del día fue Le Bourg 1900, para contemplar el espectáculo Les Automates Musiciens.

EL BURGO 1900

https://www.youtube.com/watch?v=zFx2UdQoxQ0

El Burgo 1900 es un área en la que se recrea la vida, la atmósfera y las tiendas de los pueblos franceses en los inicios del Siglo XX, incluyendo un gran espectáculo de autómatas. El fin pretendido es sumergir a los visitantes dentro de un ambiente cálido y alegre de un barrio de antes de la guerra, con sus tiendas, su mercado, sus restaurantes y sus comerciantes que animan las calles de El Burgo 1900 como en la Belle Epoque.

Detrás de cada vitrina se esconden pequeñas tiendas a imagen del Siglo XIX, con muebles de anticuarios, figuras antiguas, objetos de arte. También se puede encontrar el mercado del juguete, o la tienda de bombones.

Frente a la plaza del mercado, se representa un espectáculo protagonizado por autómatas que aparecen tras tragaluces, detrás de los tejados y en los balcones de las casas para realizar un peculiar concierto.

El área está llena de tiendas que aparte de servir como decorado y ambientación, también venden sus productos típicos de la época y suvenires del parque. También se encuentra el bar Le Bistrot, una cervecería típica con comida tradicional.

El siguiente espectáculo en mi planning era Le Bal des Oiseaux Fantômes, por lo que tuve que atravesar el bosque del Puy du Fou para llegar hasta el teatro.

El bosque del Puy du Fou es un espacio dedicado al paseo y descanso a la sombra de álamos negros, fresnos, encinas entre otras especies, también se encuentra en esta zona una gran rosaleda con 5.000 rosales; así como establos y zonas de animales para pasear entre la naturaleza.

EL BAILE DE LAS AVES FANTASMA (33’) – 10h30

Este espectáculo pone en escena a 150 aves poco comunes que vuelan sobre las cabezas de los asistentes y realizan un peculiar baile. El escenario, en forma de doble tribuna circular, tiene una capacidad de 3.000 plazas, y se ubica sobre las ruinas del castillo medieval de Puy du Fou, construido en el Siglo XII y destruido por los ingleses en el Siglo XV.

Cernícalos, búhos blancos, halcones, águilas imperiales, buitres, etc. vuelan sobre las cabezas de los espectadores e incluso se posan sobre algunos de ellos. Como parte del espectáculo, hay una cesta situada a 100 metros de altura a la cual vuelan las aves para demostrar sus habilidades.

Intenta representar la historia de la cetrería, con el baile de las aves rapaces en el cielo, y en la tierra, la aparición de serpientes, hurones, jabalís y otros animales típicos de los bosques europeos.

 

En definitiva, uno de los espectáculos más apreciados por el público por la belleza de su puesta en escena y el hecho de poder contemplar el majestuoso vuelo de las aves.

 

Mi siguiente y última parada era Les Vikings, el último espectáculo del parque que me faltaba por ver (a excepción de la pequeña animación de los Músicos del siglo XVIII, que no me dio tiempo a verla).

LOS VIKINGOS (26’) – 11h30

Esta área representa la reconstrucción de un pueblo fortificado del año mil con una imponente torre de un torreón feudal. Este gran decorado se convierte en escenario de un espectáculo con capacidad para 3.500 plazas.

En él se representa un ataque de Vikingos, mediante la aparición en escena de un Drakar de 40 metros de largo por 30 de alto.  Cuando este ataca el pueblo, los habitantes echan al agua el relicario de Saint Philibert, el cual sale inesperadamente del agua para ayudar al pueblo.

Este espectáculo conjuga efectos especiales tales como fuegos artificiales y fuego con actores, cuyo protagonista es Saint Philibert andando sobre el agua.

 

En este espectáculo es dónde más me chirría el aspecto religioso del mismo, con el “milagro” y la excesivamente rápida conversión de los Vikingos al cristianismo… Pero bueno, sigue siendo un espectáculo increíble con una sorprendente puesta en escena. Por desgracia, el elemento más espectacular de su puesta en escena, el barco vikingo que emerge del agua, dio algunos problemas, por lo que los actores tuvieron que salir nadando…

Una pena que dos de los elementos más espectaculares del parque no hayan funcionado correctamente durante mi visita (la mesa redonda y el barco vikingo que emerge del agua), aunque es normal que fallen algunos elementos cuando tienen tanto uso… cosas del directo.

 

Con todos los espectáculos vistos, antes de dirigirme al autobús que salía a las 12h45, decidí visitar las reconstrucciones históricas de los pueblos en diferentes épocas.

EL FUERTE DEL AÑO MIL

Aprovechando el decorado del espectáculo Les Vikings y su torreón feudal, se ha reconstruido un pequeño pueblo del año mil en el que se pueden visitar algunas casas, así como la forja y el establo.

EL PUEBLO DEL SIGLO XVIII

https://www.youtube.com/watch?v=MeBTd8ecNj8

Esta área intenta recrear la vida de un pequeño pueblo del Siglo XVIII, para ello, se ha reconstruido un pequeño pueblo en el corazón del bosque de Puy du Fou con casas de artesanos. En el pueblo del siglo XVIII se han reconstruido de forma fidedigna los elementos arquitecturales típicos de los siglos XVII y XVIII, desde el horno del alfarero al de la forja, del molino del molinero al granero.

En él, los visitantes pueden contemplar el día a día de los artesanos, tales como el alfarero, el herrero, el zapatero, el ebanista, etc., representado por actores y artesanos que muestran al visitante sus oficios.

También está representada la vida lúdica, ya que dentro del Granero del pueblo, los músicos tradicionales dan un concierto compuesto por músicas populares y bailes folklóricos.

En la plaza del pueblo, el restaurante “Relais de Poste” está regentado por una peculiar pareja de posaderos amables. Un restaurante en el que se pueden degustar productos típicos de la región de La Vendée tales como embutidos, quesos y vinos, así como contemplar las animaciones con músicos y actores que intentan representar la vida del Siglo XVIII.

LA CIUDAD MEDIEVAL

https://www.youtube.com/watch?v=etj2u3af2tE

Es una recreación de un pequeño pueblo medieval de los siglos XIII y XIV, en la que destaca que para su construcción no se han empleados las modernas técnicas de tematización (cartón piedra, fibra de vidrio, etc.) si no piedra y madera para conferirle un mayor realismo a la recreación.

En él podemos encontrar el hogar de los artesanos medievales (vidrieros, escultores, panaderos, etc.), a los cuales se puede contemplar en plena faena; también se pueden visitar los típicos puestos de ventas medievales, los estatutos de la ciudad, los emblemas de hierro forjado o los letreros al estilo antiguo. Una completa ambientación para sumergir al visitante en plena Edad Media.

En la calle principal, verdadero punto neurálgico de las ciudades medievales, toman vida, gracias a los actores del parque, los músicos ambulantes, los malabaristas, magos, entre otros personajes típicos de una ciudad medieval. Para mejorar la ambientación, se pueden contemplar animales en libertad, el sonido de las campanas, o el ruido de los cascos de caballos.

Toda la ciudad medieval en sí se ha configurado como un espectáculo/atracción en el que poder vivir la Edad Medieval con artesanos y artistas típicos de la época. Para completar la visita, la ciudad medieval posee tiendas en las que poder comprar recuerdos del parque y creaciones de los artesanos.

 

Como faltaba poco para que saliera mi autobús, me dirigí rápidamente hacia la salida que conduce a los hoteles, ya que la parada del mismo se encuentra junto a Les Iles de Clovis.

Mi sorpresa fue mayúscula cuando lo que vino a recogerme fue una furgoneta, y no un autobús, y es que la reserva de ese transfer sólo la habíamos realizado dos asiáticos y yo, los cuales no aparecieron, por lo que, tras más de 10 minutos esperando, la conductora realizó el trayecto conmigo como único pasajero.

El trayecto me lo pasé durmiendo y al llegar a Angers me fui a la misma panadería del día anterior para comer, donde me compré un menú a 8€ con un rico bocadillo de pollo y un típico Flan Nature francés, buenísimo todo, nada que ver con la calidad ofrecida por el parque…

Finalmente, a las 16h10 partió mi bus de Megabus que me llevó hasta París, el cual sólo me había costado 3’50€.

En conclusión, un gran parque temático europeo, repudiado por muchos aficionados por su falta de atracciones mecánicas, que posee algunos de los mejores espectáculos de especialistas del mundo, con unas increíbles puestas en escena y ambientaciones dignas de las mejores películas de Hollywood, todo ello acompañado de una banda sonora fabulosa. En este parque temático, como su oferta de espectáculos y atracciones visuales es tan buena, te olvidas por completo de la falta de atracciones mecánicas y no se echa de menos en su oferta.

En definitiva, un fantástico parque temático que es único en el mundo por su calidad y oferta, como así lo atestiguan los numerosos premios que ha recibido.

You may also like...

Leave a Reply

Your email address will not be published.