[Diario de Viaje] #AventuraEuropea2014: Día 11 – Heide Park (19/07/14)

6h25

Esperando en la estación de Maschen un autobús que parece no llegar nunca…

Las últimas 12 horas han sido de viajes, transbordos y problemas…

Ya empezó la cosa mal con los autobuses que cogí al salir de Movie Park ya que me confundí y me equivoqué de parada, con tanto transbordo e historia…, pero finalmente pude llegar a la estación de tren de Gladbeck y coger un tren hasta Dortmund, ciudad desde la cual salía mi tren nocturno con destino a Hamburgo.

El tren nocturno llegó con un poco de retraso y a pesar de tener la plaza reservada, la habían ocupado, por lo que antes de ponerme a discutir con gente que estaba medio en trance preferí buscar una cabina que tuviera plazas libres.

Como hacía tanta calor tenían todas las ventanas abiertas del tren, lo que creaba fuertes corrientes de aire, así que al cabo de un rato, tras probar con todo, incluido el chubasquero para protegerme la cabeza, decidí cerrar al menos la ventana de la cabina en la que estaba, ya que la otra persona que había estaba durmiendo y no creo que le molestara… Es que las fuertes corrientes de aire me dan miedo porque yo soy muy propenso a resfriarme y no quiero que el resfriado que tenía al principio del viaje vuelva…

Debido a que el viaje era de unas cuatro horas aproveché para dormirme un rato pero cuando paró en la estación de tren de Hannover me desperté por que el tren hacía un ruido muy fuerte y raro, lo que hizo que permaneciera parado un buen rato, pero como el cansancio era mayúsculo, me volví a dormir…

Para no pasarme de estación me puse el despertador del móvil una media hora antes de la hora prevista de llegada a Hamburgo, ya que no quería acabar en Copenhague que era el destino final del tren, al menos por ahora…

Se pasó la hora prevista de llegada y no llegábamos a Hamburgo cuando de repente el tren se paró en Lunenburgo, una estación a media hora de mi destino final.

Tras esperar casi una hora y media, nos avisan por megafonía que hay un problema en la línea y el retraso estimado era de unas tres horas, por lo que nos recomiendan coger uno de los trenes de cercanías que pasan por dicha estación en dirección a Hamburgo.

Así que miré los paneles de información y vi que el siguiente tren en dirección a Hamburgo pasaba a las 5h24.

El tren llegó con un poco de retraso, pero al cabo de una media hora se paró en Maschen, una especie de apeadero en medio de la nada, y nos dicen que tenemos que bajar y coger un autobús, todo ello en alemán por lo que me vuelvo loco intentando averiguar qué pasa, pero claro, al ver que todo el mundo descendía del tren era lógico que algo pasaba, así que fui a preguntarle a una revisora, la cual no hablaba inglés, pero por señas y demás me indicó que tenía que coger un autobús.

Tras más de media hora de espera pude montarme finalmente en el autobús, con mis dos maletas, y por poco se tienen que quedar algunos pasajeros fuera, no es lo mismo un tren que un autobús, pero como son tan civilizados los alemanes se han apretado para dejar espacio.

Ese autobús me ha dejado en Harburg, una estación no muy lejana a la estación central de Hamburgo, y ahora estoy esperando un tren que me llevará por fin, espero, a Hamburgo…

Una vez llegue allí veré que opciones hay para ir hasta Heide Park ya que parece que hay trabajos o problemas en las vías de tren y hay pocas líneas en servicio, por lo que todo el mundo está como loco preguntando y viendo cómo llegar a su destino.

¡Menuda nochecita de transbordos y problemas!!

De todas formas, la experiencia de muchos viajes a mis espaldas me dice que siempre hay que buscar una solución y ser positivo ante este tipo de problemas y situaciones, ya que estas cosas pasan en los viajes, por mucho que uno lo haya planificado todo, y tienes que tomártelo con calma, ser positivo y dejar los problemas a un lado ya que tienes que disfrutar del resto del viaje y recordar estas situaciones como pequeñas anécdotas que enriquecen el viaje.

*Mientras escribía el diario ya he llegado a Hamburgo, ¡por fin!, y ha sido bastante curioso porque me he bajado del tren para buscar el que me llevaría a Heide Park… ¡y resulta que es el mismo!, así que he aprovechado para comprarme una botella de agua, me moría de sed después de toda la noche en el tren nocturno sin vagón restaurante, y me he vuelto a meter.

19h36

¡OZÚ QUE CALÓ!

Hoy ha sido un día realmente caluroso, ahora mismo hay 31 grados y hemos llegado a superar los 32 grados…

Por desgracia, Heide Park es un parque que no está preparado para días tan cálidos, no tiene prácticamente sombras en las colas y viales, los pocos edificios cubiertos existentes no tienen aire acondicionado y no hay Dark Rides donde descansar y refrescarse un poco…

Plano de Heide Park

Plano de Heide Park

La verdad es que me ha sorprendido negativamente, aunque es una tónica general de muchos parques del centro de Europa por lo que veo, ya que al igual que un día tan soleado y cálido como el de hoy tienes que hacer las colas de las atracciones al sol sin una sombra, los días de lluvia te calarás por completo…

Finalmente llegué a Heide Park poco antes de las 10h00, pasando previamente por el hotel que he reservado para pasar la noche, Wolterdinger Hof, ubicado a unos 45 minutos andando de Heide Park.

El tren que cogí en Hamburgo me llevó hasta Buchholz, estación en la cual cogí el tren que me ha traído hasta Wolterdingen, el pueblo donde está mi hotel y la estación más próxima a Heide Park, unos 25 minutos a pie que fueron realizados por bastante gente ya que los alemanes están acostumbrados a andar mucho e ir en bici, una vida mucho más sana que en España.

Tras hacerme con la entrada del parque me dirigí a los tornos y, a pesar de haber dejado entrar a algunos visitantes, al resto nos hicieron esperar hasta la hora de apertura en el exterior, ya que, a pesar de que el parque es enorme, el área de acceso es muy pequeña, aunque bastante bonita con construcciones que imitan el estilo típico alemán de casas de madera.

Como curiosidad, el parque estaba lleno de banderines publicitarios de Rewe, que resulta que es una cadena de supermercados alemana, algo así como si Mercadona invadiera de publicidad alguno de los parques españoles…

Una vez que abrieron el acceso, empecé a esquivar a la enorme marea de gente que colapsaba el área de entrada, para dirigirme rápidamente a “Flug der Dämonen”, la novedad de este año que es una Wing Coaster de B&M.

El día ya se anunciaba con mucha gente y largas esperas en las atracciones…

Después de andar un buen rato, las distancias en este parque son enormes, al fin llegué a la atracción, y como no vi ninguna señal de fila Single Rider, me metí por la cola normal ya que aún no había mucha gente.

A diferencia de la mayoría de coasters alemanas, en las cuales te dejan pasar a la estación y allí tú elijes en que fila quieres ponerte, en esta atracción hay un torno previo a la estación en el cual un empleado sólo deja pasar al número exacto de pasajeros por viaje, así que los afortunados que pasan primero pueden elegir, pero el resto tiene que conformarse con lo que queda libre…

Como ya he comentado, las colas en este parque son principalmente exteriores, con un par de toldos en el mejor de los casos que sólo llegan a cubrir el 5% de la misma, y en el caso de esta atracción, a pesar de que podían haber reutilizado muchos elementos del antiguo flume, incluyendo la estación que se ha quedado muerta de la risa en el centro de las colas, sólo han aprovechado un túnel, así que sólo está ese túnel y la estación como zonas de sombra, habiendo podido tener muchas más…

Esta era mi primera Wing Coaster de B&M, por lo que le tenía muchas ganas por probarla y mucha curiosidad por ver sus sensaciones, aunque ha sido una gran decepción…

El primer drop está bien, aunque pequeño, seguido de un looping y ya a partir de ahí se vuelve sosa… Además, sus trenes vibran, no tanto como los de Furius Baco pero tiene ligeras vibraciones, algo que no me esperaba encontrar nunca en una B&M nueva, y para rematar, no sientes apenas los airtimes o fuerzas G, por lo que a mitad del recorrido estás deseando que acabe el ciclo para poder ir a montarte en otra cosa mejor…

Una pena ya que exteriormente promete mucho, se ve un recorrido muy bonito con su recorrido integrado en el área de Transilvania pero finalmente es un auténtico bluf…

A la salida de la atracción descubrí que sí tenía Single Rider, así que no tendría problemas para repetir más tarde sin hacer largas colas.

Como aún era pronto y la gente se había lanzado en masa a por la novedad, decidí ir a Krake antes de que tuviera mucha cola.

DSC03815

Las colas de esta atracción tienen una particularidad bastante curiosa ya que, justo antes de llegar a la estación hay una consigna con empleados donde tienes que dejar tus pertenencias, a cambio, te dan un colgante con el número del casillero donde han depositado tus pertenencias. Es un sistema parecido al de Arthur pero aquel mucho más moderno e informatizado.

Antes de montarme en Krake ya sabía que esta Dive Coaster no era gran cosa, ya que su recorrido se reduce a una drop de 41 metros y un Immelman… Eso sí, la Splash Zone de esta montaña rusa es realmente espectacular y sí que llega a mojar a los visitantes que pasean por la zona.

A pesar de saberlo, la verdad es que me sentí bastante decepcionado la primera vez que me monté en ella ya que te quedas con ganas de más, se hace ridículamente corta, aunque casi que la prefiero a “Flug der Dämonen” ya que al menos esta tiene una drop en condiciones que cae en la boca del Krake y queda bastante espectacular visualmente.

Viendo que ya había mucha gente en las colas de las atracciones y que la experiencia de Phantasialand me había enseñado que, a pesar de cerrar tan pronto los parques (entorno a las 18h00), a partir de las 16h00 se reducen mucho los tiempos de espera en las principales atracciones en los parques alemanes, así que decidí tomármelo con calma e ir a desayunar.

Para desayunar me fui al área de entrada, ya que en el resto estaba todo aun cerrado, y allí encontré un pequeño snack abierto donde vendían pequeños bocadillos, pero antes tenía que sacar dinero y me pasé un buen rato buscando, ya que aunque según el mapa había un cajero automático cerca, yo no lo encontraba, y es que resulta que estaba dentro de la tienda de regalos…

Después de desayunar algo me acerqué al punto de Información a por planos en inglés y allí vi que había una promoción por la cual el pase anual alemán del grupo Merlin estaba reducido, quedándose en 99€ y permitiéndote el acceso ilimitado a todos sus parques alemanes, así como a Legoland Billund y un acceso a Gardaland que se puede usar esta temporada o la que viene, el cual podré aprovechar para ver si la Wing Coaster italiana me gusta más y la nueva Dive Coaster ofrece un recorrido interesante… Con este pase también tienes un descuento del 50% en la entrada de acceso a los parques ingleses del grupo.

Después de hacerme el pase decidí ir hasta el fondo del parque, tranquilamente, haciendo por el camino las atracciones que me cruzaba y me resultaban interesantes.

La primera fue Mountain-Rafting, unos rápidos que tienen ya sus años pero que son bastante divertidos, con una espectacular tematización que recuerda a los Alpes suizos. Estos rápidos son los que más mojan de los que he probado hasta ahora en el viaje, especialmente la sección de las cascadas laterales que es espectacular.

Uno de los mayores problemas de este parque es su mezcla de tematizaciones y estilos diferentes, fruto de los diversos cambios de gestores a lo largo de su historia, ya que a pesar de que los primeros propietarios quisieron imprimirle al parque un concepto muy temático con una profusa tematización europea, siguiendo el modelo de Europa Park, poco después y a medida que han ido cambiando de manos, se han ido incorporando atracciones sin ninguna coherencia temática e incluso alguna integración de dudoso gusto, dejando cada gestor su legado que ha hecho que el parque sea actualmente un popurrí de tematizaciones de difícil solución…

Recientemente Merlin Entertainments ha decidido agrupar, con desigual fortuna, las atracciones de Heide Park en cinco áreas temáticas:

  • Entrada
  • Bahía de los piratas
  • Transilvania
  • Tierra del olvido
  • Wild Wild West

En el caso de los rápidos, éstos han sido “metidos” dentro del área de Wild Wild West, a pesar de que el pueblo del oeste es minúsculo en comparación con el resto del área, predominando la tematización ambientada en los Alpes suizos y donde también encontramos un edificio que imita el Capitol de Washington DC…

Un auténtico caos de tematizaciones, en el caso de las atracciones que están tematizadas ya que hay algunas que no lo están, en un área que han querido llamar Wild Wild West, un nombre que no representa la realidad del área, a no ser que la idea sea retematizar todo el área en el futuro.

Junto a los rápidos se encuentra Grottenblitz, una e-powered coaster tematizada en un tren minero que recorre los Alpes suizos, con un recorrido bastante corto y aburrido.

Justo detrás encontramos Desert Race, atracción que forma parte del área “Tierra del olvido” a pesar de estar bastante alejada del núcleo del área y pegada al área de Wild Wild West.

Desert Race es una Launch Coaster de Intamin ambientada en el desierto y con un helicóptero situado encima de la estación que sirve de cabina. La verdad es que en un día como hoy si te creías en el desierto, con el entorno tan desolado de la atracción y unas colas sin una puñetera sombra para hacer menos insufribles los más de 30 minutos de espera que había…

El recorrido de Desert Race es muy similar al de Rita, la cual probé hace nueve años, y que si en su momento aportaban algo, debido a la innovación del lanzamiento, ahora se han quedado obsoletas y han sido superadas reduciendo su interés como montaña rusa. Además, el arnés es un poco incómodo ya que se me quedaba a la altura del cuello y con los giros que daba el recorrido me lo clavaba, acostumbrado a las Lapbar de las otras Launch Coaster del viaje.

Como estaba más que harto de estar al sol, tras más de media hora dándome la solana, y viendo que Colossos tenía más de media hora de cola también, decidí ir a ver el espectáculo de circo “Madagascar Live!”, aprovechando para hacer fotos a la zona y sus coasters con las vías blancas mientras hacía tiempo.

Lo de las montañas rusas con las vías blancas parece que es marca de la casa, ya que las cuatro que encontramos en el área de Transilvania tienen sus vías blancas…

La idea de ver el espectáculo era debido a que tenía ganas de sombra y reposo en un sitio más fresco, así que creí que ver el espectáculo era lo mejor, aunque antes de entrar ya me percaté que el sistema de refrigeración utilizado era una manguera que dejaba caer el agua en forma de pequeña cascada por encima de la típica carpa de circo.

Este espectáculo tiene una curiosa particularidad y es que tienes que tener una “entrada” para poder acceder a la carpa, como en un circo real, la cual se consigue de forma gratuita en la tienda situada junto a la carpa. Quizás es una estrategia para hacer que la gente entre en la tienda, consiguiendo de esta forma que los niños se encaprichen con algo de la tienda y los padres acaben comprando…

El espectáculo en sí está bastante bien, combinando números típicos de circo, realizados por unos artistas asiáticos, con la aparición de los personajes de Madagascar. Para el espectáculo se ha tomado como guion la trama de la película Madagascar 3, en la cual los populares personajes de Dreamworks recorren Europa haciéndose pasar por los componentes de un circo para no ser llevados a la perrera.

Aunque no había sido como esperaba mi descanso, ya que en el interior hacía mucho calor, ya me encontraba con ganas de seguir mi visita, así que me fui a montar en Big Loop, pasando de camino por la Splash Zone de Krake, la cual se había convertido en una de las “atracciones” más demandadas del día.

El Big Loop es una antigua coaster de Vekoma, la cual, a pesar de sus años, no vibra casi nada y es bastante disfrutable.

Volviendo al área de Transilvania me apetecía hacer Bobbahn, pero viendo que había mucha cola me volví para montarme en Scream, la cual no parecía tener mucha cola.

Esta caída libre impone mucho visualmente ya que aunque “sólo” sean 71 metros, al estar situada en la parte más alta del parque y tener esa enorme góndola de Gyro-drop hacen que su presencia sea imponente y destaque desde cualquier punto del parque.

Las vistas desde esta atracción son realmente espectaculares y unido a una fantástica banda sonora hacen que esta sea una de las joyas del parque.

Ya iba siendo hora de comer, así que me puse a buscar un restaurante cubierto pero, por desgracia, este parque apenas tiene, o al menos restaurantes que no sean a la carta, aunque por suerte encontré finalmente un Self-Service en “Bahía de los Piratas” que estaba dentro de un edificio cubierto.

A pesar de no tener aire acondicionado, se estaba más fresco, así que decidí quedarme allí para comer, en el restaurante “Wirthaus des Admirals”.

Para comer me cogí un plato de pasta, ya que hacía tiempo que no comía, pero no estaba muy allá…

Tras el merecido reposo, y siendo que eran cerca de las 16h00, decidí ponerme otra vez en ruta para montar en las montañas rusas que me faltaban, probando por segunda vez “Flug der Dämonen” para ver si cambiaba de opinión… pero no fue el caso.

Por el camino se podía ver como los visitantes del parque buscaban desesperadamente la sombra y habían invadido los espacios de césped bajo los árboles para descansar un poco.

Esta vez, pese a que había algo de cola, decidí montarme en Bobbahn, el cual tiene un recorrido muy largo y divertido pero quizás debido al tremendo calor que hacía el tren vibraba demasiado.

Había estado evitándolo todo el día, pero ya iba siendo hora de sufrir en Limit, la SLC de este parque, aunque por suerte vibró bastante menos que MP Xpress, la de Movie Park.

Ya con todas las montañas rusas de Transilvania hechas, sólo me faltaba la joya de la corona del parque, Colossos, una montaña rusa de madera de Intamin que es realmente colosal con unos aitimes brutales.

Aquí tuve que esperar como unos 20 minutos, pero eso era poco en comparación al resto del día donde en algunos momentos estaba cerca de la hora de cola.

Qué decir de esta fantástica montaña rusa de madera, la cual apenas tiene vibraciones y con unas colinas bestiales que producen unos airtimes absolutamente demenciales…

Obviamente repetí…

Esta montaña rusa demuestra que sí, que existen las montañas rusas de madera sin vibraciones aunque tengan grandes velocidades y alturas, poniendo en evidencia las máquinas de tortura que sufrimos en España.

Como aún me quedaba algo de tiempo antes del cierre fui a hacer un último Scream y apenas dos minutos antes del cierre entraba por la puerta de Krake…

Para despedirme del parque hice las dos atracciones que ofrecen sensaciones parecidas aunque tienen sus particularidades y diferencias.

En conclusión, Heide Park es un parque que a priori promete mucho, gracias a su cantidad y variedad de montañas rusas, pero luego es un bluf ya que sólo Colossos vale realmente la pena, el resto son montañas rusas bastante normalitas. Por otra parte está el tema de lo caótico de su tematización y la falta de atracciones y edificios cubierto…

En definitiva, un parque que sólo merece su visita si eres un friki de hacer credits, ya que tiene unos cuantos, o un apasionado de las montañas rusas de madera, pero por ahora su interés es bastante limitado… A ver si Merlin Entertainments deja de clonar las atracciones en sus parques y se decide a hacer cosas únicas y realmente interesantes, y no solo en Alton Towers.

Ya con el parque cerrado tocaba ponerse en ruta hacia el hotel, para lo cual tenía por delante unos 45 minutos de paseo.

Y aquí estoy, recién duchado y a punto de meterme en la cama porque necesito dormir largo y tendido… y hoy puedo hacerlo ya que mañana el tren que cogeré sale a las 11h23 desde la estación de Wolterdinger.

La verdad es que el hotel está bastante bien, en medio de campos y naturaleza, y con unos precios mucho más asequibles que los del hotel del parque y que incluso los hoteles de Hamburgo, de ahí que decidiera hospedarme en este hotel.

You may also like...

Leave a Reply

Your email address will not be published.