[Diario de Viaje] #AventuraEuropea2014: Día 6 – Europa Park (14/07/14)

 5h45

¡Guten morgen!

Parece mentira que ayer ganara Alemania el mundial de futbol, estoy en el tren de camino a Frankfurt y esto está en un silencio sepulcral, a pesar de haber bastante gente… Bueno, también es cierto que las horas que son y que la mayoría se acostaría ayer tarde, a cauda de la prórroga, hace que la mayoría estén durmiendo.

El día de ayer terminó relativamente pronto, y es que el cansancio acumulado era muy grande, lo que me impidió también escribir mi diario.

Ayer, tras la comida, fui a pasear tranquilamente por el parque, con un tiempo mucho más soleado que animaba a disfrutar del aire libre.

Tripsdrill es un parque de tamaño medio, por lo que se recorre fácilmente, y tiene un concepto muy campestre y familia, haciendo énfasis en mostrar cómo es la vida en el campo a través de animatronics, maniquíes e incluso las atracciones. Tripsdrill, a pesar de las excelentes últimas incorporaciones, es un parque pensado para disfrutar en familia de un día en el “campo”.

Tripsdrill, al igual que muchos parques europeos antiguos, tiene una zona parecida al bosque de los cuentos de Efteling pero en este caso destaca por lo kitsch y bizarro que resultan muchas de sus escenas.

Por ejemplo, está el caso de una enorme escena al aire libre que recrea una boda en la cual todos sus componentes son maniquíes o una casa donde vas descubriendo distintos personajes masculinos y femeninos, aunque en el caso de las féminas parecen travestis…

Por desgracia, no tengo ni idea de alemán por lo que no me enteraba de nada de lo que decían…

Siguiendo con la visita llegué hasta las sillas voladoras y me apeteció probarlas ya que parecían intensas, aunque no fue el caso, pero otra vez el operador se quedó dentro de la cabina y los niños (el público mayoritario en el parque) se pusieron donde quisieron y se bajaron la barra. De hecho, no había siquiera el clásico cinturón de seguridad que evita que se levante la barra o pueda salirse por debajo un niño.

También aproveché para hacer el credit infantil, una clásica montaña rusa de Zierer.

Una vez empapado de todas las bizarradas de este curioso parque alemán, tocaba repetir en el descubrimiento del día, Karacho, y como iba solo pude hacerlo dos veces seguidas sin casi esperar, ya que en cuanto pedían una persona… ¡ahí estaba yo!

Después una última vez en Mammut, que seguía con un solo tren pero esta vez había menos cola.

Debido al cansancio, y al partido de futbol, ya saciado de Tripsdrill decidí que cogería el bus que salía antes de las 17h00 en dirección a la estación de tren, no sin antes hacer un último Karacho, siendo 6 veces el total del día.

En definitiva, ha sido un gran descubrimiento este encantador parque alemán, y el personal por lo general era muy amable, especialmente la mujer del punto de información que era súper agradable y que me dio dos packs con un montón de folletos antes de irme, mientras le explicaba un poco mi aventura europea… La pega de este parque, para los extranjeros, es que es difícil encontrar gente que hable inglés.

Una vez fuera del parque, mi destino era esta vez Frankfurt, ya que tengo amigos que viven a las afueras de esta ciudad y eso me iba a permitir ahorrarme tres noches de alojamiento, pero para llegar a Frankfurt tenía que hacer varios transbordos…

Primero cogí un tren en Bietigheim en dirección a Stuttgart, el cual estaba lleno de gente joven bebiendo cerveza y portando camisetas del equipo de fútbol de Alemania, así que imagino que iban a la gran ciudad a vivir el partido y su previsible victoria.

Una vez en Stuttgart cogí otro tren, esta vez de alta velocidad, en dirección a Mannheim, y ya por último en Mannheim cambié a otro tren de alta velocidad que estaba en el mismo andén pero en la vía de enfrente con destino a Frankfurt.

Por suerte los transbordos fueron de pocos minutos y pude descansar en los trenes.

Ya en la estación de Frankfurt, mis amigos vinieron a recogerme y lo primero que hice al llegar a su casa fue darme una ducha… Es uno de esos momentos de felicidad extrema tras dos días sin descanso, y tras cenar una pizza me mostraron el camino para llegar a la estación de su pueblo, desde la cual he cogido el tren esta mañana a las 5h44.

Enseguida que volvimos, mi cuerpo no podía más, por lo que me fui directamente a la cama, ya que no tenía fuerzas para ver el partido y tenía que levantarme muy pronto.

Termperatura

Termperatura

Esta mañana me ha costado levantarme, aunque había dormido súper bien, y lo primero que hice fue mirar las noticias en las cuales, como era de esperar, hablaban de la victoria de Alemania…

Tocaba terminar de preparar la maleta, desayunar un poco y emprender el viaje, que hoy toca descubrir Arthur en Europa Park.

Ahora me encuentro en la estación de Frankfurt, la cual es enorme y muy bonita, esperando para coger el tren de alta velocidad (ICE) que me llevará a Offenburg y allí cogeré un tren regional en dirección a Ringhsheim. Una vez llegado a Ringhsheim tendré que esperar unos pocos minutos antes de montar en el bus de Europa Park.

Tengo que reconocer una cosa, y es que la página web de DB Bahn (la compañía de trenes alemana) es una maravilla, te indica todas las conexiones posibles, incluido el bus y los trayectos a pie, e incluso tiene la opción de seleccionar español como idioma, por lo que se convierte en la herramienta indispensable para un viaje así.

21h46

Llevo como una media hora en el restaurante “Pizzeria la Romantica” esperando mi comida, pero la verdad es que se les ve desbordados, no sé si es porque la cocina es pequeña o porque hay mucha gente a estas horas al ser festivo en Francia.

Como veía que iban para rato, y esto es una terraza, he aprovechado para ir a la habitación a coger una chaqueta y mi diario.

El día en Europa Park ha sido casi perfecto, si no fuera por esta espera, y la noche en el Hotel Colosseo promete.

Plano de Europa Park

Plano de Europa Park

Debido a la fiesta nacional francesa, muchos franceses se han desplazado al parque y sus hoteles, y el parque ha querido hacerles un guiño organizando una especie de verbena para amenizar la velada.

Esta mañana, el tren ha llegado con un poco de retraso a Offenburg y como las conexiones suelen ser de muy pocos minutos, he llegado justo cuando tenía que salir el otro tren, así que he salido corriendo para coger la conexión pero por suerte se ha esperado.

Al llegar a Ringhsheim, el autobús que va hasta Europa Park nos espera a los pasajeros del tren junto al andén.

La primera parada es en los hoteles, donde me bajo ya que por primera vez me voy a alojar en Europa Park, y en concreto en el Colosseo, un hotel por el que siempre he sentido especial debilidad debido a su cuidada tematización y tengo que decir que las altas expectativas las cumple. WP_20140714_017 Tras esperar unos minutos, una chica me atiende para hacer el check-in, pero he tenido un poco de problemas ya que ella no hablaba mucho inglés, lo cual me ha sorprendido al trabajar en la recepción de un parque con clara vocación internacional, y menos francés, que es la segunda lengua del parque.

En eso, me ha preguntado si tenía entrada, a lo que le he respondido que sí, y entonces le he enseñado el pase de Isla Mágica. La chica estaba perdidísima y no sabía que era eso, aunque por suerte preguntó a sus jefes y acabaron dándome la entrada al parque sin necesidad de pasar por taquillas.

Como la habitación no estaba lista, he dejado la maleta en consigna y me he ido directo al parque, al cual entraba por el área de España sobre las 9h30.

Esta visita a Europa Park está motivada principalmente por Arthur, la novedad de este año, ya que es un parque que he visitado cuatro veces recientemente por lo que me lo conozco bastante bien, así que el día de hoy era principalmente para Arthur y las coasters del parque.

Al llegar a Arthur me encuentro que el área sigue cerrada con la valla tematizada que ha tenido durante las obras, pero unos carteles en la puerta avisan de que el área abriría a las 11h00.

Así que cambio de rumbo en dirección a Blue Fire, una fantástica montaña rusa con lanzamiento que fue de las primeras en poner una “lap bar” ajustada a la cintura sin arnés de hombros, a pesar de tener un recorrido con inversiones, y que fue un gran adelanto tecnológico para Mack, gracias al cual ahora goza de más éxito y reputación que nunca.

Sin embargo, como me venía de paso, hice primero Wodan, la montaña rusa de madera de GCI que fue la novedad hace dos años.

Ya en su momento pude probarla y desde el primer momento me quedé con la sensación de que le faltaba algo, tiene mucha velocidad pero no acabo de sentir los airtimes y emociones que otras de madera sí me transmiten, como es el caso de Joris en de Draak de Efteling, una montaña rusa muy divertida sin un momento de aburrimiento.

Gracias a la fila Single Rider, que poseen ambas montañas rusas, pude montarme esperando como máximo 5 min. tanto en Wodan como en Blue Fire, por lo que en el caso de Blue Fire decidí repetir y tuve la suerte de caer en última fila.

Una vez el cuerpo ya había catado la adrenalida, era momento de desayunar un poco, ya que a las 5 de la mañana no me entraba nada y así hacía tiempo para esperar la apertura de Arthur.

En el caso de Europa Park, un parque ambientado en Europa, cuando uno tiene ganas de desayunar piensa automáticamente en Francia y su bollería, y en efecto, allí que me fui encontrándome una “boulangerie”.

De vuelta a Arthur, cuando apenas faltaban 20 min. para las 11h00, los Cast Members anuncian que se retrasaba la apertura hasta el mediodía o más tarde.

Así que echando un vistazo a la cartelera de espectáculos, me decido a ver tres de los cuatro espectáculos más importantes. El que me negué a ver es “Viva Ventura” que se representa en la arena española y que tiene pinta de mezclar tópicos españoles y mexicanos…

De esta forma, empecé el tour de espectáculos con “Surpr’Ice in the Jungle” ya que era a las 11h00 y estaba cerca.

El Surpr’Ice es un poco como el Generation de PortAventura, todos o casi todos los años se renueva pero la base es la misma, números musicales con coreografías, con la diferencia de que éste es sobre hielo.

Este año el espectáculo está ambientado en la jungla, y aunque se inventan una historia de amor para darle un poco de guion al espectáculo, a mitad del mismo ya se la han ventilado y empieza una sucesión de números sin ninguna historia de fondo, con la particularidad de que uno de esos números no tiene nada que ver con el patinaje sobre hielo, ya que se trata del típico número de aves que hacen cosas.

Esta es una tónica general en los tres espectáculos que vi en Europa Park, estás viendo un espectáculo de un determinado tipo (patinaje sobre hielo, musical, etc.), y de repente te meten un número que nada tiene que ver.

El espectáculo de patinaje sobre hielo, a pesar de su pobre guion, es un espectáculo muy bueno gracias a los grandes profesionales que lo realizan con números que quitan la respiración.

Seguidamente fui al espectáculo de “Waterloo Reloaded”, un musical que recoge varias de las canciones más famosas del grupo ABBA.

DSC01987

Este espectáculo resultó ser un poco decepcionante ya que no tenía guion, era una canción tras otra, y además, algunas veces no acoplaban bien las voces de los cantantes o no se oía bien, quizás tuvieron problemas con los micros…

Sin embargo, alguien de los que estaba en el escenario captó mi atención, se trataba de uno de los dos chicos bailarines, y es que frente a la desgana o inexperiencia de su compañero, a veces parecía perdido, este bailarín le ponía mucho entusiasmo a su interpretación, lo que hacía que destacara frente al resto que no parecían tener su mejor día.

En el caso de este espectáculo, se trataba de un mago cómico el que actuaba entre canción y canción.

Al salir del espectáculo, como ya eran casi las 13h00, decido volver a Arthur y probar suerte… Y sí, esta vez estaba abierta pero ya había sido invadida, literalmente.

Al llegar al área lo primero que vemos es una gran nave, que ha sido recubierta de vegetación en su mayor parte, aunque en la zona de la cola exterior no, y en cuyo interior encontramos el Reino de los Minimoys.

Hay que reconocer que la puerta de acceso ha quedado bastante espectacular, y una vez dentro el impacto visual es muy grande, con una cuidada tematización y ambientación que hacen que el Reino de los Minimoys cobre vida, aunque es una pena que hayan tenido que poner esa red verde para proteger de los objetos que puedan caérseles a los pasajeros de la montaña rusa de Arthur, y que el techo no se haya disimulado mejor. A pesar de eso, esta pequeña área indoor ha quedado muy bien y permitirá divertirse a cubierto en los días con mal tiempo.

Antes de montar en Arthur hago una parada previa en los baños, y como en el resto del parque, Europa Park no ha escatimado en imaginación y detalles a la hora de tematizar estos baños.

Arthur también posee una fila Single Rider, al igual que Wodan y Blue Fire, gracias a la cual, frente a los más de 120 min. de espera en la cola normal, yo sólo esperé 5 min.

Viendo el panorama, repetí otras dos veces esperando una media de 5 min., a pesar de que en el último viaje tuvieron que retirar uno de los trenes y pude ver al transfer en acción.

La verdad es que fue bastante curioso porque el transfer se encuentra en el primer tramo de vía tras la estación, en el cual hay una gran pantalla, la cual gira a la vez que la vía ya que formarán parte de la misma estructura.

Gracias a ello pude fijarme en un montón de detalles, y es que los trenes de Arthur suponen un importante avance tecnológico para Mack.

Por ejemplo, los arneses se bajan de forma automática pero para que esto se produzca el CM tiene que acercar un colgante que lleva a un determinado punto del respaldo, en el cual se enciende una luz verde que indica que ha recibido la orden de bajar los arneses. Es un sistema de chip sin contacto como podemos encontrar en algunos metros.

Otro de los aspectos que me llamó la atención es que el panel de control de los trenes es una pantalla a todo color situada junto a las ruedas. Además de ello están los efectos ya publicitados, que también suponen un importante avance tecnológico, como la rotación del vagón y los efectos de vibración del asiento.

Las primeras críticas que había leído comentaban la existencia de unas pantallas mal integradas, así como que los movimientos de los animatronics eran muy básicos, aunque, debido a que iba a poder probar la atracción en primera persona, evité visionar cualquier vídeo o foto del interior para no desvelarme demasiada información de su contenido y la verdad es que me gustó más de lo esperado, e incluso, a su respectivo nivel, me gustó más que Ratatouille, y es que estamos hablando de una atracción con una inversión de 25 millones de euros frente a otra de 200 millones de euros.

Cierto es que los animatronics no son nada revolucionarios, el pelo de muñeca barata de Arthur y alguna abeja sin patas no juegan en favor de la atracción, sin embargo, cuando estás montado todo va tan rápido que no te fijas en si el animatronic hace un movimiento básico o no, ya que la ambientación general está bastante lograda.

A pesar de ello, hay un punto muy negativo que hace que la calidad global de la atracción baje y son las dichosas pantallas.

La primera de ellas la encontramos al salir de la estación de embarque, cuya función parece ser que tengamos la sensación de estar volando pero lo único que consigue es que te salgas completamente de la historia con una proyección en bucle que no aporta nada sobre una enorme pantalla de tela mal integrada, además de que la proyección no parece que sea en 4K ya que se ve un poco borrosa.

Si la utilidad de la primera pantalla es discutible, la segunda es un auténtico despropósito, ya que nos la encontramos justo antes de llegar a Paradise Alley, y a modo de anuncio, nos presenta el área que justo unos segundos después vamos a ver en la realidad, por lo que no tiene ningún sentido presentar algo que es mejor en la realidad…

Yo eliminaba las dos pantallas y ponía muros tematizados, así el conjunto de la atracción mejoraría mucho.

Centrándonos en las escenas, la de Paradise Alley es muy buena pero lo mejor es cuando sobrevolamos el gran Hall cubierto, dando la sensación de que realmente estamos volando sobre todas esas personas, y ya la parte exterior sorprende por lo rápido que va el tren aunque es excesivamente corta.

Como punto negativo está la escena de Malthazard, que es la más importante para la historia de la atracción pero, al querer recrear todo el salón del trono el animatronic que nos encontramos es minúsculo en contraste con el resto, restándole credibilidad… En este punto hay un momento de interactividad y es que, si los pasajeros pulsan el botón que se ilumina en verde en su arnés, harán el recorrido exterior de espaldas, si no lo harán normal. La verdad es que es un puntazo poder elegir la orientación del tren.

Tras los tres viajes seguidos decidí dar un paseo por Europa Park, ya que el parque no sólo son atracciones sino que también posee espectaculares jardines.

Viendo que el tiempo amenazaba lluvia decidí parar a comer en el área de Alemania.

Tras la comida, como hacía calor, fui a comprarme un helado en Italia, el país de los helados, mientras veía el espectáculo de Euromaus en Brasil.

Aprovechando que estaba cerca, fui a  ver la otra atracción dedicada a Arthur que tiene el parque, la película Arthur 4D que en verdad no tiene nada de especial, ya que es un resumen de la primera película que para quien no la conozca le vendrá bien.

A la salida aproveché para ver el último espectáculo que me quedaba por ver de los que quería hacer, Rapsodia Italiana, un espectáculo musical con canciones típicas italianas que también tiene un número de ventriloquía, el número que no pega con el resto de este espectáculo.

Como estaba en el área de Francia, destaca una colosal estructura dorada que se alza frente a nosotros, Silver Star, la que durante varios años fue la montaña rusa más alta de Europa hasta la llegada de Shambala.

La verdad es que su recorrido es bastante “familiar” y tiende a ser un poco repetitivo pero siempre es una gozada montar en ella.

Abierta la veda de las montañas rusas, tocaba seguir con el Bobsleigh, el cual presume de estar completamente integrado su recorrido en un pueblo suizo.

De ahí a Grecia, quizás mi área preferida por lo bonita que es y, aunque Poseidón me decepcionó cuando la probé por primera vez hace ocho años, ya que es algo brusca, sus colas son una atracción en sí misma y su integración en el área es espectacular.

Aprovechando que estaba en Grecia hice la que hasta ahora era mi Dark Ride favorita del parque, Abenteuer Atlantis, una Dark Ride interactiva bastante sencilla que usa luz negra. Aun así, es bastante resultona frente al resto de Dark Rides las cuales son muy viejas y suelen ser copias malas de atracciones de Disney (Piraten in Batavia, Geistercloss, etc.).

Como la salida daba a la entrada de Kassandra y me gusta bastante la ambientación y banda sonora de esta Mad House, aproveché para hacerla.

La ruta continuó por Rusia y su mítica spinning Euro-Mir, que es una atracción que me gusta mucho.

A la salida fui rápidamente en dirección a Blue Fire, ya que habían ampliado el horario de cierre hasta las 19h30 y me quedaba alrededor de hora y media de parque.

Al llegar vi que había mucha cola en Single Rider y avanzaba muy despacio, así que fui a por la última que me faltaba, de las que quería hacer, Atlantica Supersplash, antes de repetir otras dos veces en Arthur, que es la novedad de este año y me había causado muy buenas impresiones.

Como aun quedaban 20 min. para el cierre del parque, me fui corriendo hacia Blue Fire para acabar el día allí y es que, ¿qué mejor manera de terminar un fantástico día en un maravilloso parque?. Además fue un momento especial y mágico con el sol asomando en el horizonte a través de las nubes…

En definitiva, Europa Park es un fantástico parque, que nos tiene acostumbrados a poner novedades anualmente que aumentan su ya de por sí completa y numerosa oferta pero, a pesar de ello, no es un parque perfecto, quizás algún día, ya que es una pena que se sigan equivocando en detalles tan tontos como las pantallas de Arthur…

Ya en el hotel, lo primero que hice, tras recuperar la llave de la habitación en recepción, fue darme una ducha bien caliente y relajante, tras un día lleno de emociones.

 

El hotel Colosseo es espectacular y supera todas mis expectativas: la habitación es muy bonita y confortable y está llena de detalles, y lo mejor, las vistas desde mi habitación son insuperables, en un cuarto piso con vistas a la plaza interior…

Realmente vale la pena alojarse en este hotel de una calidad muy superior a los de Disneyland Paris, y lo sé porque he trabajado en ellos…

Tras la ducha tocaba visitar el hotel, por suerte o por desgracia como hoy es el día nacional de Francia han sustituido el espectáculo de fuentes por una velada de música, aunque bueno, aún quedaba el espectáculo de fuentes del Hotel Bell Rock.

De regreso al hotel se me antojó una pizza y aquí estoy, ya terminé mi pizza, la cual estaba muy buena, y me pidieron disculpas por el retraso regalándome una Coca Cola.

He de reconocer que a pesar de lo desbordados que estaban han sido muy atentos y no me ha molestado en exceso la espera, además, estaba amenizada por la orquesta aunque, como esto es Alemania, a las 22h00 se terminó…

You may also like...

Deja un comentario