[Entrevista a Emilio Tramullas] Parte I: desde los inicios de Global a la colaboración en Port Aventura

Emilio TramullasDesde ThemeParkZone.es nos hemos planteado ampliar nuestro campo de acción. Así, además de ser un amplio repositorio de información recogida en medios o comunicados de prensa -uno de los más importantes del mercado hispano-, tenemos la firme voluntad de generar contenidos propios, de amplio interés para los aficionados y quizás profesionales del sector.

Por ello, consideramos un honor iniciar esta singladura ofreciendo un resumen de nuestra entrevista en exclusiva  con Emilio Tramullas.

Para quien no conozca el perfil profesional del sr. Tramullas, es presidente de Global TLA, una empresa que engloba el conocimiento y trabajo de más de 30 años de experiencia en sector del ocio incluida la etapa de la extinta Global Estudios. En su página web encontramos una detallada explicación:

Global TLA 2014

GLOBAL The Leisure Architects, es una empresa constituida en 1992 por Emilio Tramullas. A través de ella ha participado en la creación de diversas sociedades cubriendo un amplio espectro de tipologías de servicios. Entre ellas Global Estudios, Angel Resorts Partnership, Miniworld Experience o Parque Temático del Fútbol.

Global Estudios, por su parte, alcanzó un alto grado de reconocimiento en el mercado nacional e internacional como empresa de proyectos de Planeamiento, Arquitectura y Ocio situándose en posición de liderazgo en la conceptualización, desarrollo y ejecución de grandes proyectos en diferentes partes del mundo. Llegó a contar con una plantilla de más de cuarenta colaboradores fijos, con sedes en Barcelona y Madrid y representaciones en Dubai, Zagreb y Miami, hasta su disolución en 2008.

GLOBALTLA es la nueva imagen de la empresa que, con una estructura especialmente diseñada para la coyuntura actual, pone el talento y la experiencia de Emilio Tramullas y un selecto equipo de colaboradores al servicio de inversores y promotores de proyectos que requieran la coordinación de equipos y procesos complejos en cualquier sector y ubicación.

Global Estudios tuvo un papel vital en el desarrollo de los parques temáticos españoles ya que se encargó de asesorar en el diseño de PortAventura en cooperación con Anheuscher Busch y el equipo del Parque del Tibidabo; diseñó por completo Terra Mítica desde el concepto inicial a los últimos estadios del parque, y asesoró a Parque Warner en su redefinición, entre otros.

La entrevista se focalizará en tres aspectos principales:

  • Inicios de Global
  • El gran proyecto de Terra Mítica
  • Presente y futuro de la empresa

INICIOS DE GLOBAL

Emilio Tramullas estudió en la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Barcelona. Al finalizar sus estudios se percató de que la arquitectura convencional no le resultaba suficientemente atractiva. En ese momento se volcó en proyectos multidisciplinares en los cuales no bastaba la visión de un arquitecto o de un diseñador, si no que era necesario una unión de distintos tipos de profesionales para llevar a cabo los proyectos.

Uno de los primeros trabajos que realizó bajo esta visión de proyectos multidisciplinares fue la reforma del Tibidabo en los años ochenta. Aunque en aquel momento había pocos medios económicos para llevarla a cabo, ésta fue la primera experiencia y contacto profesional de Emilio Tramullas con la industria del ocio.

La colaboración de Emilio Tramullas en la remodelación del Tibidabo coincide con la etapa en la que Alejandro Torrado se incorpora como Director. Tenían recursos económicos muy limitados, pero pusieron enormes dosis de entusiasmo y cariño para mantener el parque actualizado. La supervisión de las obras en curso y dados los 45 m de desnivel entre la cota alta y la más baja, impulsó a Emilio Tramullas a comprarse su primer teléfono (ladrillo) móvil: ¡un NEC que les ahorró muchos escalones!

Emilio Tramullas nos comenta que mucha gente no lo recordará, pero hasta esta época, el parque de Tibidabo era un recinto abierto, de acceso libre. Fue imprescindible cerrarlo por seguridad … ¡y para poder cobrar entrada!

A raíz de este proyecto, se pusieron en contacto con Emilio Tramullas desde ROLBA, una empresa alemana pionera en la fabricación de toboganes acuáticos, la cual quería implantarse en España. Emilio Tramullas intuye que le contactaron a él debido a que vieron que había realizado proyectos de ocio y en aquel momento no había nadie más con la experiencia requerida en España.

De ese contacto nació el proyecto del primer tobogán acuático a modo de prototipo en Castelldefels, y, la empresa alemana lo utilizó como Showroom para futuros clientes de parques acuáticos. Ello permitió lograr varios contratos, de los cuales Emilio Tramullas habría realizado una docena en España. El primero fue Illa Fantasía en Vilassar de Dalt, Barcelona, y luego siguieron varios en Canarias o Mallorca, entre otros.

Esas dos líneas de trabajo (parques de atracciones y parques acuáticos), fueron cogiendo cada vez más fuerza, y junto a los socios que constituían la empresa en aquel momento, se dieron cuenta de que era un nicho de mercado poco cubierto. Además de eso, lograron el contrato para realizar el primer circuito de Fórmula 1 de Cataluña.

Este circuito se proyectó inicialmente en Sils, Girona, antes de acabar en Montmeló. El primer diseño lo hicieron ellos porque no había profesionales preparados en el ámbito nacional para encargos de semejante naturaleza.

En aquella época se especializaron en desarrollar los proyectos singulares que otros equipos profesionales no sabían realizar.

Otro de los proyectos destacados de aquel momento fue el diseño de la imagen aplicada e interiorismo de las estaciones de Metro de Madrid, que posteriormente inspiraría la realizada en el Metro de Barcelona. Emilio Tramullas siempre se ha caracterizado por hacer un uso atípico de sus facultades como arquitecto para poder desarrollar proyectos multidisciplinares.

Volviendo al sector de los parques de ocio, este mercado fue adquiriendo más importancia en el seno de la empresa y comenzaron a realizar viajes a EEUU para conocer mejor dicho sector, hasta tal punto que empezaron a estar presentes en la feria de la IAAPA de forma anual. Primero como visitantes, pronto pasaron a ser expositores (estuvieron unos 5 o 6 años con stand propio), y valoran la experiencia como positiva.

Se les calificó de locos al principio al irse a EEUU a vender parques temáticos, un país mucho más desarrollado en ese ámbito que España. Pero la idea no era esa, la visión de la empresa en aquel momento era que todo el que se dedicaba al sector de los parques de ocio en España acudía a la IAAPA, por lo que era más fácil que los encontraran y contactaran allí.

De esta experiencia nacieron varios contactos, entre los cuales se incluye el contrato para la remodelación del parque alemán Holiday Park. También trabajaron con el grupo CDA Parks para el cual desarrollaron un proyecto nuevo que se llamaba Bioscope, parque que cerró sus puertas en 2012 y que este año va a abrir sus puertas con unos nuevos propietarios y ambientado en el libro de El Principito bajo el nombre de “Le Parc du Petit Prince”.

Emilio Tramullas nos confiesa que era un proyecto que no tenía visos de funcionar ya que el parque y la idea del mismo eran demasiado utópicos. La idea que les transmitieron los promotores a Global Estudios era diseñar un parque bajo la premisa de “La vida, un concepto frágil y delicado”, y con dicho concepto se debía desarrollar un parque sin atracciones convencionales.

En definitiva, se trataba de un concepto mixto de educación y entretenimiento (“edutaintment” es la etiqueta), algo que parecía razonablemente atractivo para el mercado francés, pero que mostró dificultades para conseguir que fuera rentable. Sin embargo precisamente en el país galo existen parques de éxito bajo esta premisa como Le Puy du Fou y Futuroscope.

Siguiendo con los contactos realizados en la IAAPA también lograron el diseño de Walibi Flevohoff (actualmente Walibi Holland), que fue comprado posteriormente por el grupo estadounidense Six Flags. De manera informal nos comenta que, como resultaba previsible, se estrellaron en el mercado europeo y se marcharon a los pocos años.

TIBIDABO – Remodelación de los 90’

Sin embargo, los grandes hitos de esta época fueron, por una parte, el encargo de la remodelación a fondo del Tibidabo cuando Javier de la Rosa tomó el control de él a finales de los ochenta.

La entrada de Gran Tibidabo en el parque abrió la puerta a una remodelación integral. Miles de horas de trabajo para proporcionar a la ciudad de Barcelona un parque histórico pero a la vez moderno. De todas las facetas de tan atractiva tarea, la selección y cuidado en la implantación de las nuevas atracciones fue la que Emilio Tramullas considera más agradecida. De hecho ese trabajo mereció su publicación en un prestigioso libro “World of environmental design”.

01-TIBIDABO World of enviropnment design

En aquel momento se instauraron las fiestas de apertura de temporada que se convirtieron en un clásico de la noche barcelonesa. El “todo Barcelona” se daba cita en el parque para celebrar la llegada de la primavera… ¡hasta el amanecer!

Emilio Tramullas se ha sentido siempre muy satisfecho del trabajo realizado en aquel momento en el Tibidabo, ya que el proyecto consistió en afrontar un parque histórico y renovarlo pero de forma que conservara ese carácter histórico y el encanto de lo antiguo; respetar la esencia del parque sin pretender competir con PortAventura.

En esa época, plenamente inmersos en los trabajos de remodelación, realizaron numerosos viajes a diferentes parques europeos, ferias como IAAPA y naturalmente a Orlando. Allí tuvieron la oportunidad de ver por primera vez el “backstage” de muchos parques y de innumerables fabricantes de atracciones. Una visión diferente y realmente única, según Emilio Tramullas.

PORT AVENTURA

El otro encargo relevante fue el de intervenir en PortAventura, para el cual dedicaron dos años de trabajo. Este contrato lo consiguieron “gracias” a Javier de la Rosa, al entrar en el accionariado de PortAventura.

Emilio Tramullas considera que Port Aventura es uno de los parques de referencia a nivel mundial, por su concepto y proyecto iniciales, su construcción y la profesionalidad de sus equipos de gestión a lo largo de todos estos años. Desde luego fue un orgullo para él haber podido poner su pequeño grano de arena en el parque.

Como curiosidad, hay que recordar que Javier de la Rosa se hizo con el 80% de las acciones de la empresa creada para la construcción del parque de Salou, que se llamaría Grand Peninsula (la empresa), y la compra de esas acciones las hizo a través de la empresa Gran Tibidabo (empresa que gestionaba el Tibidabo); por su parte, Anheuser Busch se quedó con el 20% restante. De la mezcla de los nombres comerciales que usaban los dos accionistas en sus parques de ocio (Busch Gardens y Tibidabo) nació el primer nombre del futuro parque de Salou, Tibigardens.

Es por ello que las tapas de registro de los viales de servicio y otros elementos del parque tienen una rosa grabada, e incluso uno de los nombre que se barajó para el parque fue: PENINSULA DE LA ROSA.

Al tomar Javier de la Rosa el control del proyecto de PortAventura, éste pidió a Emilio Tramullas y su equipo revisar el proyecto al completo. Alejandro Torrado, director del Tibidabo, se ocupóde revisar la parte operativa de parque, mientras que ellos se ocuparon de rehacer el masterplan conjuntamente con los arquitectos americanos que se habían encargado de realizar el diseño original, PGAV Destinations, contratados por Anheusher Busch.

12-PORT AVENTURA Layout + 3 parques

Los estudios de viabilidad o de restauración entre otros fueron realizados por empresas americanas; por ello, estuvieron año y medio ajustando y afinando el proyecto para adaptarlo a la realidad europea y en concreto española, ya que según Emilio Tramullas, el proyecto se había diseñado con una mentalidad excesivamente americana.

Un ejemplo es que al revisar la definición de la oferta gastronómica se dieron cuenta de que no había ninguna pizzería prevista. Tras plantear la cuestión y tras sesudas explicaciones por parte del responsable de Food&Beverage de Anheuser Busch, les dijeron que los estudios realizados habían llegado a la conclusión de que las pizzas no gustaban en España. ¡Lástima de dinero malgastado en investigación de mercado!

También nos contó que a pesar de que Global Estudios había reforzado mucho la oferta gastronómica ésta fue insuficiente, ya que el mercado español demostró demandar una oferta gastronómica más elaborada, y no comer algo de forma rápida para seguir su visita. Esta situación provocó que la oferta gastronómica estuviera infradimensionada y hubiera de corregirse.

Aparte de revisar el masterplan general de PortAventura, Global Estudios se encargó de realizar el proyecto de tematización de las atracciones. De hecho, el plano definitivo de PortAventura está firmado a medias entre PGAV y Global Estudios. La selección de atracciones ya venía dada por Anheusher Busch.

Una de los aspectos que más llamó la atención a los responsables de Global al revisar la selección de atracciones del proyecto original de PGAV era la ausencia de “Dark Rides”, habitualmente presentes en los parques de referencia en todo el mundo. Tras muchos intentos de obtener una respuesta directa, averiguaron (indirectamente) que alguno de los altos directivos de Anheuser Busch tenía aversión a los espacios cerrados.

En aquella época, Tibigardens trató de incorporar otros socios al proyecto y uno de ellos fue Time Warner. Emilio Tramullas nos comenta una anécdota, y es que la negociación con su equipo directivo motivó que tuviera que viajar dos veces en una misma semana a Nueva York, logrando su record personal, además de losconstantesviajes a St. Louis, sede de Anheuser Busch.

En aquel momento también apareció un parque Warner en Australia, Warner Bros. Movie World, en la Gold Coast cuyos promotores decían que era mucho más económico de construir que el proyectado en Salou. Naturalmente Emilio Tramullas tuvo que viajar a visitarlo, junto al Director de Tibidabo, Alejandro Torrado. Bueno, aunque sus impresiones no fueron del todo positivas.

Por último, el 28 de abril de 1.992 se colocó la primera piedra del parque de Salou. A Emilio Tramullas le correspondió el honor de explicar la maqueta al entonces President de la Generalitat, Jordi Pujol. Esa momento también tiene una anécdota reseñable, y es que esa primera piedra fue robada en los días posteriores…y tuvo que ser sustituida por una nueva versión.

Primera piedra Port Aventura

A los que tuvieron el honor de ser invitados por el Honorable President de la Generalitat  a la ceremonia de la primera piedra, se les hizo entrega de una tarjeta de plata de ley que, según les dijeron, les garantizaba el acceso libre al parque de por vida. A Emilio Tramullas le correspondió la grabada con el número 057…aunque la dirección del parque (una vez caído en desgracia Javier de la Rosa) se negó a reconocer privilegio alguno a sus poseedores.

 

Finalizado este trabajo y sobrevenida la crisis iniciada en 1992, aprovecharon para seguir realizando trabajos en el extranjero al encontrarse el panorama español paralizado. Sin embargo, en el año 1997 conocieron que se iba a abrir un concurso para realizar el proyecto de…

Terra Mítica

Os animamos a que estéis atentos al próximo capítulo para descubrir los secretos de su gran proyecto, el diseño y construcción de Terra Mítica.

You may also like...

2 Responses

  1. June 2, 2014

    […] con la entrevista realizada a Emilio Tramullas, tras la interesante primera parte dedicada a los primeros proyectos de Global TLA, con la segunda parte que está dedicada a su gran proyecto: Terra […]

  2. June 16, 2014

    […] [Entrevista a Emilio Tramullas] Parte I: desde los inicios de Global a la colaboración en Port Aven… […]